La fantasía y el crimen conquistan el Nadal

SPC - lunes, 7 de enero de 2019
La fantasía y el crimen conquistan el Nadal - Foto: Andreu Dalmau
El argentino Guillermo Martínez gana el premio decano de las letras españolas con la segunda entrega de 'Los crímenes de Oxford', gracias a una obra inspirada en el mundo de Lewis Carroll

En 2004, un libro sorprendía a los lectores de todo el mundo por su delicada mezcla de intriga policíaca y matemáticas. Se titulaba Los crímenes de Oxford, aunque en su salida a las librerías, en Argentina, llevó por nombre Crímenes imperceptibles. La novela era la tarjeta de presentación de dos personajes singulares, el profesor Arthur Seldom y el joven estudiante Martin, quienes trataban de resolver una serie de asesinatos ocurridos en el seno de la mítica universidad estadounidense. Ahora, 14 años después, la segunda parte de esa aventura, escrita por el Guillermo Martínez, es la ganadora del Premio Nadal en su 75 aniversario.
El argentino se alzó ayer con el galardón de la editorial Destino, dotado con 18.000 euros, gracias a Los crímenes de Alicia, al imponerse a las otras 342 obras que concurrían al reconocimiento. Presentada al certamen literario como Los papeles de Guildford con el seudónimo G., el relato tiene en común con su predecesora la investigación de sucesos criminales y a sus mismos personajes: el profesor Seldom y su joven estudiante. 
Así, si en Los crímenes de Oxford el eje de la historia eran las secuencias matemáticas, en esta novela el motor son los símbolos del universo de la novela Alícia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll. 
El Premio Nadal 2019 se ambienta en Oxford (el Reino Unido) en 1994, en el seno de la Hermandad Lewis Carroll, donde suceden unos crímenes vinculados al mundo literario de su popular obra maestra; para desentrañar su misterio, el profesor de lógica Arthur Seldom -miembro de la hermandad- y el joven estudiante de matemáticas unirán sus esfuerzos.  
Nacido en Bahía Blanca en 1962, Martínez se trasladó en 1985 a Buenos Aires, donde se doctoró en Ciencias Matemáticas; en 1989 publicó Infierno Grande, que obtuvo el Premio del Fondo Nacional de las Artes de Argentina. También es autor de los cuentos Retrato de un pisicultor y Un descenso al infinito, así como de las novelas Acerca de Roderer y La mujer del maestro. 
Con un jurado integrado por Alicia Giménez Bartlett, Care Santos, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales, el galardón se falló en la tradicional velada literaria celebrada en el Hotel Palace de la Ciudad Condal.  

El dramaturgo Marc Artigau se convirtió también ayer en el ganador del 51 Premi Josep Pla de prosa catalana con La vigília, una obra que ahonda en los recuerdos y la trayectoria vital escogida. El jurado del galardón, dotado con 6.000 euros, desveló el nombre del vencedor en la misma velada en la que se hizo entrega del Nadal, premio decano de las letras españolas. 
Presentada con el título L’habitació de l’estiu, de Joan Ramírez i Ramírez (seudónimo), la obra premiada está protagonizada por Raimon, un personaje que escribe cuentos para emisoras de radio y que vive con su hermano, que quedó trastocado por un accidente durante la infancia. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD