La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

17 de noviembre de 2018

Una gran bola de fuego sobrevuela Albacete capital

Redacción - domingo, 4 de noviembre de 2018
Una gran bola de fuego sobrevuela Albacete capital
La brusquedad de impacto provocó que la roca se volviese incandescente, lo cual originó una gran bola de fuego que avanzó en dirección noreste, sobrevolando Albacete capital y continuando su marcha para finalizar a unos 51 kilómetros

El Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) ha registrado a las 4.54 horas de la madrugada de este domingo 4 de noviembre una gran bola de fuego surcaba el cielo casi 24 horas después de que un evento similar tuviese lugar sobre Andalucía.
  El evento ha sido analizado por el investigador responsable del Proyecto SMART, el Profesor José María Madiedo de la Universidad de Huelva. Este análisis ha permitido determinar que la bola de fuego estaba relacionada con la registrada la noche anterior: ambas se produjeron como consecuencia de la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento del cometa Encke a más de cien mil kilómetros por hora, ha informado Fundación Astrohita en nota de prensa.
  En esta ocasión el impacto de la roca contra la atmósfera tuvo lugar a unos 113 kilómetros de altura sobre el oeste de la provincia de Albacete. La brusquedad de dicho impacto provocó que la roca se volviese incandescente, lo cual originó una gran bola de fuego que avanzó en dirección noreste, sobrevolando Albacete capital y continuando su marcha desde allí para finalizar a una altitud de unos 51 kilómetros, sobre el este de la provincia.
  Fue precisamente sobre la vertical de Albacete capital cuando la roca incandescente procedente del cometa Encke explotó bruscamente, lo que provocó un gran incremento del brillo de la bola de fuego.
  Los fragmentos desprendidos del cometa Encke son en su mayor parte más pequeños que un grano de arena y se cruzan con la órbita de la Tierra durante los meses de octubre y noviembre, produciendo a lo largo de ese periodo varias lluvias de estrellas conocidas como Táuridas.
  Sin embargo, los fragmentos que causaron las bolas de fuego de la madrugada del 3 y del 4 de noviembre tuvieron un tamaño muy superior (casi un metro de diámetro), motivo por el que su brusco impacto contra la atmósfera produjo un fenómeno inusualmente brillante. Los astrónomos no descartan que fenómenos similares puedan producirse a lo largo de las próximas noches.

 

https://www.caha.es/images/bolidos/2018_11_04/nov04_ma.mp4

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD