La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

21 de junio de 2018
Local
TRIBUNALES

La causa contra los campos nazis incluye la historia de tres albaceteños

MARCELO ORTEGA - martes, 31 de marzo de 2009
La Audiencia Nacional sigue la instrucción de la querella presentada por 18 supervivientes

Ayer el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno tomó declaración a dos de los españoles supervivientes de los campos de extermino del régimen nazi. La querella que ahora investiga el juez Moreno fue presentada el pasado año por el movimiento pro derechos humanos Equipo Nizkor, y entre los 18 nombres de víctimas de los campos de concentración que constituyen la acusación particular aparece la historia de tres represaliados con origen albaceteño: José Ocaña -ya fallecido- nacido en Paterna del Madera, y prisionero en el campo de Mauthausen durante cinco años; José Sáez Cutanda -fallecido-, nacido en Bormate, también prisionero en Francia y Alemania; y Emilio Basilio Caballero Vico -residente en Francia- de Mahora, quien también pasó cinco años en los campos de Mauthausen y Gusen.

El objetivo de la querella presentada por Equipo Nizkor y reforzada por la acusación de quienes fueron víctimas de los campos de exterminio pretende que se repare la justicia sobre este grupo de víctimas y lograr a la vez «lograr un reconocimiento jurídico negado sistemáticamente por el Estado español». Los promotores de esta querella señalaban la ocasión histórica de esta investigación: «por primera vez en los últimos 60 años víctimas del nacional-socialismo alemán y, especialmente del campo de exterminio de Mauthausen, pueden presentarse ante los tribunales españoles».

TRES HISTORIAS. Dos de los tres albaceteños que aparecen en la acusación particular ya han fallecido, José Sáez Cutanda y José Ocaña, por lo que son su viuda y su hijo respectivamente quienes ejercen el derecho de ser acusación en la querella. En el caso de José Sáez Cutanda, (Bormate, 1919), se enroló a los 18 años en el ejército de la República, por lo que en 1939 se refugió en Francia. Allí fue hecho prisionero e internado en los campos de trabajo de Septfonds, Vernet-d"Ariè ge y Saint Cyprien. En diciembre de ese año ingresó en la 25 Compañía de Trabajadores Extranjeros (CTE.), pero fue capturado por el ejército alemán en junio de 1940. Tras pasar por varios campos de concentración acabó en Mauthausen, hasta que fue liberado por soldados estadounidenses el 6 de mayo de 1945.

La existencia de José Ocaña (1907, Paterna del Madera) pasó por ese mismo campo de los horrores. Trabajó con las Brigadas Internacionales en Albacete y luchó en el frente del Ebro, para cruzar la frontera a Francia en mayo de 1939. Después de enrolarse en un regimiento de voluntarios fue apresado por los nazis en 1940, y estuvo en Mauthausen, además de en varios subcampos del enorme complejo nazi.

ÚNICO SUPERVIVIENTE. Según el documento de acusación particular Emilio Caballero, nacido en Mahora en 1917, vive todavía en Francia. Refugiado en Francia tras prestar servicio al Ejército Republicano español, pasó por el campo francés de Barcarès, y tras enrolarse en una Compañía de Trabajadores Extranjeros fue hecho prisionero de guerra el 14 de junio de 1940 y enviado al Stalag XI B para prisioneros de guerra. En septiembre de 1940 fue trasladado al campo de concentración de Mauthausen, y en junio de 1941 al subcampo de Gusen I, donde permaneció prisionero hasta la liberación del campo en mayo de 1945.

Junto a estos tres testimonios de las miles de víctimas del nazismo se personan en la acusación otras 15 historias. Entre ellas está la de otro represaliado castellano-mamcnbhego, en este caso de Sonseca, Toledo, y que también reside todavía en Francia.

Según el Foro por la Memoria de Albacete, en la actualidad son tres los albaceteños supervivientes de los campos de exterminio que continúan viviendo en Francia, donde fijaron su residencia cuando fueron liberados.

Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol