La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Opinión
Cartas de los lectores

Me quedo la Navidad

Alicia Latorre Cañizares - martes, 18 de enero de 2011

Me gusta la Navidad porque celebramos el nacimiento de un Niño que no fue esperado ni admitido por muchos, que fue perseguido y despreciado por otros pero que partió la historia en dos, cronológica y espiritualmente, con un mensaje que removió los cimientos de un Imperio y de muchas vidas. Fue la promesa de Dios cumplida, la esperanza de la gente fiel, el perdón de los arrepentidos, el consuelo de los pobres y de los ricos que quisieron admitirlo en sus vidas.

Nació Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre y el mundo entero lo celebra. Hasta en la guerra (a veces) se hace una tregua. Es como si, aún sin saberlo, toda la tierra le rindiera tributo, hiciera silencio ante su llegada. Y aunque no todos saben o quieren el porqué de la Navidad casi todos sacan fuera los buenos sentimientos, se hacen campañas de ayuda, se comparte en familia el tiempo y la comida y hacemos buenos propósitos de esas cosas que sabemos, no andan bien en nuestro interior. Y es que cuando Jesús nació había paz en toda la tierra y nosotros ansiamos esa paz como la tierra agrietada el agua de lluvia.

Por eso me quedo la Navidad. No la quiero sólo para un día. Es demasiado grande y hay que saborearla, hay que alargar esos momentos entrañables durante el resto del año y no sólo ante la cuna de Niño Dios, sino ante todas las cunas del mundo. Cunas que también son pobres, que están perseguidas como Él lo estuvo, cunas profanadas y nacimientos truncados porque hay hijos que fueron sacados a la fuerza y con una violencia despiadada de las entrañas de su propia madre.

Me gusta celebrar el Nacimiento y cada nacimiento. Y me gustaría que todas las madres y todos los padres pudieran abrazar a sus hijos que son lo más hermoso que en el mundo se puede tener.

Cuando la gente cumple los años, la felicitamos porque fue importante que nacieran y, como las cosas buenas, hay que celebrarlo. Pero no todas las vidas son celebradas. Además de los que nunca celebrarán su cumpleaños, hay otros que sí nacieron, pero viven tristes, ignorados, explotados o despreciados y otros tienen su infancia saturada de casi todo pero con falta de fe, de hermanos o de paz en la familia. Y esas vidas claman al cielo y exigen una respuesta que podemos y debemos dar. Y mucha gente la da, y hay que engancharse a su carro, al carro de la lucha por la vida humana y su dignidad. También si en algún momento hemos sido Herodes o posaderos. Porque en Navidad es posible el milagro.

No existen personas no deseadas, porque Dios al menos las ha querido desde siempre y también nosotros podemos y debemos quererlas. Pero sí existen circunstancias no deseadas que hay que cambiar o «torear» si no es posible cambiarlas.

Navidad es un abrazo al Salvador, un abrazo de los buenos, de los que le daría su santa Madre y el grande de San José. Navidad es un abrazo a todos los niños del mundo y para dárselo, se necesitan muchas manos y corazones abiertos. Estoy segura que tú y yo nos apuntamos al «belén».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Athletic 3 Sevilla 1 Finalizado
Sporting 0 Barcelona 5 Finalizado
Valencia Femenino 4 Fundación Albacete Nexus 0 Finalizado
Baloncesto
Alcobendas 71 Fundación Globalcaja La Roda 77 Finalizado
CB Villarrobledo 59 Real Canoe 75 Finalizado
Herbalife Gran Canaria 79 Barcelona Lassa 59 Finalizado
Real Madrid 93 Barcelona 99 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Albacete digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol