La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

21 de junio de 2018
Opinión
Tribuna libre

El láser cumple hoy 50 años

Augusto Beléndez Vázquez - domingo, 16 de mayo de 2010

El láser, uno de los más importantes y versátiles instrumentos científicos, cumple hoy 50 años, pues fue el 16 de mayo de 1960 cuando el físico e ingeniero estadounidense Theodore Maiman obtuvo la primera emisión láser. Hoy es, por tanto, un día especial no sólo para los que desarrollamos nuestra investigación en el campo de la óptica -en mi caso particular en el de la holografía- o para otros investigadores y profesionales de muy diversos ámbitos que realizan su trabajo diario gracias al láser, sino que también es un día muy importante para el gran público que todos los días está en contacto con dispositivos provistos de láseres, muchas veces sin saberlo. Los reproductores de CD, DVD y Blu-ray, las impresoras láseres, los lectores de códigos de barras utilizados en comercios y supermercados o los sistemas de comunicación por fibra óptica que conectan la red global de Internet son sólo algunos de los ejemplos más conocidos de aplicación del láser en nuestra vida cotidiana. Pero el láser presenta además importantes aplicaciones en medicina, como en la eliminación de la miopía, el tratamiento de ciertos tumores y hasta en el blanqueamiento dental. Incluso el láser se ha generalizado en los centros de belleza con anuncios sobre depilación láser.

El láser es de gran importancia, no sólo por su gran número de aplicaciones científicas y comerciales o por ser la herramienta fundamental de diversas tecnologías punteras relacionadas con la computación y las comunicaciones, sino que en su día, justo hace ahora medio siglo, fue un factor crucial en el renacer de una parte importante de la física como es la óptica. A mediados del siglo, la óptica se consideraba una disciplina científica con un gran pasado, pero sin visos de tener un gran futuro. Sin embargo, el láser cambió esta percepción drásticamente. Junto al renacer de la holografía, el láser dio lugar a un desarrollo nuevo y vigoroso de la óptica en campos como la optoelectrónica, la óptica no lineal o las comunicaciones ópticas. De hecho, desde 1960 más de una docena de Premios Nobel de Física han estado relacionados con el láser. Sin embargo, Maiman sorprendentemente no fue galardonado con el Premio Nobel de Física por su hazaña del 16 de mayo de 1960, aunque fue nominado en numerosas ocasiones.

La palabra láser es en realidad un acrónimo formado por las iniciales de Light Amplification by Stimulated Radiation (Amplificación de luz por emisión estimulada de radiación) y el desarrollo de este dispositivo tiene sus orígenes en un trabajo de Einstein sobre emisión estimulada de la radiación de 1916. Pero fue un artículo publicado en 1958 por los físicos Townes y Schawlow el que realmente puso las bases teóricas que permitieron a Maiman construir el primer láser en 1960 en los Hughes Research Laboratories, en Malibú, California. Maiman utilizó como medio activo un cristal cilíndrico de rubí sintético de un centímetro de largo. Hughes Research Laboratories era una compañía privada de investigación fundada en el año 1948 por el magnate Howard Hughes, excéntrico multimillonario, aviador, productor de Hollywood y empresario, al que diera vida en el cine Leonardo Di Caprio en la película de 2004 El aviador, dirigida por Martin Scorsese. Los ejecutivos de la empresa dieron a Maiman nueve meses, 50.000 dólares y un ayudante para que consiguiera la primera emisión láser. Una vez conseguida la primera emisión láser, Maiman envió un breve artículo a la prestigiosa revista de Física Physical Review, pero los editores lo rechazaron. Maiman entonces remitió su artículo a la prestigiosa revista británica Nature, aún más selectiva que Physical Review, donde el artículo sobre la primera emisión láser vio la luz (nunca más adecuada esta expresión que en este caso) el 6 de agosto de 1960.

Este brevísimo artículo ocupa poco más de una columna y consta apenas de 300 palabras, por lo que quizás sea el artículo especializado más breve jamás publicado sobre un desarrollo científico de tal magnitud. El primer láser comercial llegó al mercado apenas un año después, en 1961. En poco tiempo el láser pasó de ser una curiosidad sin aplicaciones a convertirse en una fuente casi inagotable de nuevos avances científicos y desarrollos tecnológicos y además ha traspasado la frontera de los grandes laboratorios de investigación para instalarse de forma natural en nuestra vida cotidiana.

Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol