La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

16 de enero de 2018
Provincia
Agua y medio ambiente

Los ecologistas estudian retirarse de la revisión del Plan del Júcar

E.F. - martes, 23 de marzo de 2010
Las organizaciones conservacionistas harán un «último esfuerzo» ante la Confederación Hidrográfica y presentarán alegaciones al denominado Esquema de Temas Importantes

Los ecologistas celebraron ayer el Día Mundial del Agua con una rueda de prensa en la que sacaron la vara -verbal- para fustigar a todo el mundo, a las administraciones, confederación, regantes, eléctricas y demás participantes en el proceso de revisión del Plan Hidrológico de Cuenca del Júcar.

A todos, menos a ellos, cómo es lógico. En lo que a ellos respecta, lanzaron un "aviso para navegantes". Si sus alegaciones al esquema de temas importantes del Júcar no son tenidas en cuenta, no descartan levantarse de la mesa y abandonar un proceso de participación en el que ya casi no creen.

«Mi impresión es que este proceso es innecesario, porque todo ya está decidido de antemano -señalaba ayer Cipriano Escribano, de Ecologistas en Acción- pero vamos a intentar aguantar lo que podamos, aunque tan sólo sirva para dejar en evidencia a los responsables de este desaguisado».

Antes de tomar las de Villadiego, los ecologistas harán un último esfuerzo. Se leerán el "tocho" de 600 páginas del Esquema de Temas Importantes, harán las alegaciones que estimen oportunas y las presentarán. Y la respuesta que reciban -o no- les dará, a su juicio, la justa medida de un proceso de revisión que arrastra un considerable retraso.

«Desde luego, visto lo visto hasta ahora, no somos muy optimistas -afirmaba Gregorio López, de la Asociación para el Desarrollo de La Manchuela- porque dudamos mucho que ni el plan actual, el del 98, y lo que se refleja en el Esquema de Temas Importantes vayan a garantizar el buen estado de las masas de agua, ni en la cantidad, ni en la calidad».

El problema, señalaron ambos ecologistas, es que cuando se pactó el Plan del 98, se esperaba que llegase agua del Ebro. Por eso, afirmaron, el acuerdo se basó en un mero «cambio de cromos» entre La Mancha y Valencia.

«El cambio fue muy sencillo -resumió Escribano- pues fue que tú me das aguas superficiales para la Mancha Oriental, y yo acepto el trasvase Júcar- Vinalopó; pero el agua del Ebro no llegó nunca, y todo se quedó colgado, en el aire».

El problema, señalaron ambos, es muy sencillo. Si hace 12 años no había agua, ahora, menos aún. Por lo que si el Plan de 1998 nació cojo, su revisión ya está coja antes de empezar.

«Lo que hay que hacer con el Júcar no es añadirle hipotecas, habría que quitárselas, dijo López, porque el Júcar ya tiene bastante con lo suyo, como para cargarle encima no sólo la Mancha Oriental, o el Júcar-Vinalopó, es que en el 98 ya le habían cargado el abastecimiento a Valencia o el del Sagunto, y eso tampoco es suyo».

En este sentido, desde los ecologistas se defiende el cumplimiento estricto de la sentencia del Supremo de 2004, que obliga a segregar del ámbito del Júcar hasta una decena de sistemas diferentes que no son suyos, ni tampoco del Estado, sino de la Generalitat Valenciana, como cuencas internas que son.

«Y, en cuanto al acuífero del Vinalopó y el de la Mancha Oriental -concluyó Escribano- lo que nosotros defendemos es que se rescaten las concesiones de agua, porque si hay que pagar al regante por no regar cada vez que hay sequía, para eso, le compras la concesión y listo».

Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol