La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

sábado, 22 de noviembre de 2014
Provincia
ELCHE DE LA SIERRA

Tiempo de cabañuelas

EMILIO FERNÁNDEZ - miércoles, 10 de agosto de 2011

Durante siglos, los pastores y los agricultores se fijaban en el tiempo atmosférico de los 24 primeros días de agosto para predecir la meteorología de todo un año

A ntes del Meteosat y el GPS; antes del parte meteorológico y el hombre del tiempo, cuando el que no era agricultor, era pastor, en la Sierra del Segura, era normal encontrarse a gentes encaramadas a un risco, mirando al cielo.

Semejante actividad, que empezaba siempre a principios de agosto, no se debía a ningún fenómeno extraño, sino a que las personas que trabajaban al raso intentaban averiguar el tiempo que tendrían durante todo el año con un método que se conocía como las cabañuelas.

Uno de los lugares donde aún se recuerda este viejo arte es en Elche de la Sierra, cuyo Ayuntamiento aún recordaba a sus vecinos, por conducto público y oficial, que la época para hacer las cabañuelas ya ha comenzado.

Las cabañuelas se hacen en toda España, aunque hacia el norte las llaman témporas. Consisten, recuerda el Ayuntamiento elcheño, en observar el cielo durante el mes de agosto, relacionando cada día del mes de agosto con el mes del año siguiente.

El primer día de agosto se conocía como la llave del año. Se consideraba que las variaciones del tiempo durante ese primer día podían dar cuenta de cómo sería todo el año siguiente.

Las observaciones, no obstante, abarcaban casi todo el mes. Entre los días 2 y 13, tenían lugar las cabañuelas de ida.

En la ida, se entendía que el tiempo del día 2 tenía relación directa con el del primer mes del año, enero; el del día 3, con febrero; el del 4, con marzo, y así, día a día, mes a mes, hasta llegar al 13, y a diciembre.

Pero luego estaban las cabañuelas de vuelta o de retornas. Aquí, la cuenta era inversa. Al día 14, le correspondía diciembre; al 15, noviembre, y así de nuevo hasta terminar en el 25 y en enero.

Para predecir el tiempo, el pastor o agricultor, por lo común una persona con muchas primaveras de trabajo al raso, se fijaba en los indicios que le aportaban el viento, la presencia y forma de las nubes, el brillo del sol y las estrellas, el rocío, la niebla.

MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA

La Tribuna de Albacete de siempre, ahora en tu dispositivo Android. Lee �La Tribuna de Albacete�, ahora en tu iPad. La Tribuna de Albacete en Kiosko Promecal
Pulsa aquí para conectarte.
Si aún no estas registrado pincha aquí
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Albacete digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Ceres Comunicación Gráfica