La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

Un original museo

A. DIAZ - domingo, 30 de agosto de 2009
Los atractivos turísticos de Villalgordo del Júcar se ven complementados con el Museo del EnvaseCorreas-Tébar, una iniciativa privada, que se abre al público de forma gratuita, con más de 3.000 piezas

La localidad de Villalgordo del Júcar ha visto aumentados sus innegables atractivos turísticos con el nuevo Museo del Envase Correas-Tébar, que abre sus puertas en la calle Chiquita, número 6.

La iniciativa ha partido de un coleccionista privado Pedro Pablo Correas, apoyado por su esposa, Evelia Tébar, que han corrido con todos los gastos para hacerlo realidad, y permiten la entrada al mismo de forma gratuita.

Indicaba que este singular museo «es una manera de que mi afición también contribuya a la promoción de la localidad, la comarca y por qué no nuestra provincia».

Decía Pedro Pablo Correas que comenzó la colección de envases hace tres años, aunque ya venía coleccionándolos desde hacía años y «en ese momento se me ocurrió iniciarlo como coleccionista, reuniendo más de 3.000 piezas. Miré a ver si existía algún museo del envase y mirando en internet apareció sólo uno, fuimos a visitarlo a Pozuelo de Alarcón y vimos que teníamos más piezas de las que ahí se exhibían. Buscamos un local, suerte que mi señora tenía uno, que era una antigua discoteca, y lo reconvertimos en museo, con sus vitrinas y estanterías».

En este museo podemos ver envases de todo tipo, a través de la historia, del comercial en el siglo XIX, otros artesanos, a nuestros días, de chapa, tela, cartón, vidrio, con identificaciones y otros de tipo decorativo. Los hay, decía Pedro Pablo Serrano, antiguos, «como cajas de chapa soldadas a mano, lo que nos indica que tiene más de 100 años, que se utilizaba para guardar aceite de oliva, con etiqueta serigrafiada de La Valenciana, de Villalgordo, que se utilizaba para exportar este aceite a Uruguay». Está organizado este museo en secciones, de farmacia a alimentación, con algunas de indudable encanto. Pedro Pablo Correas decía que para él resultan muy curiosas piezas de fábricas de la propia localidad que ya no existen, «como una botella de agua mineral muy estimable, que envasaban Los Gosálvez, Agua Radium». Hay objetos relacionados para contar la historia de las piezas, «porque nosotros queremos -decía Correas- que tenga un aspecto educativo, porque un envase tiene un uso, un final y hay que ser respetuoso con el medio ambiente». Este museo está abierto al público, los sábados, en horario de 20 a 22 horas, y de 12 a 14 horas el domingo. También los grupos interesados pueden concertar una visita, dirigiéndose a la Panadería Copal, de la calle Quintanar.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Albacete digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol