La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir
Alcandora y la Confitería

sublimación del lenguaje

A.Díaz - domingo, 16 de enero de 2011
La creación poética en Albacete, al margen de los creadores individuales, tiene nombre de dos asociaciones abiertas que trabajan desde hace años por volver a hacer popular la creación y poesía

Un buen amigo de esta casa, Daniel Sánchez Ortega subraya que la poesía es la sublimación del lenguaje. Afirmación cargada de razón y razones, aunque lamentablemente no sepamos, a todos los niveles, apreciar la poesía como deberíamos. Bien es verdad que, de vez en cuando incluso las Administraciones se implican y organizan distintos ciclos como el que tenemos este mes, por ejemplo, tenemos en la Casa de Cultura José Saramago. De igual manera es una suerte contar entre nosotros con grandes poetas, ganadores de importantes premios, como Rubén Martín o Andrés García Cerdán.

Son sólo un par de ejemplos del nivel de nuestra poesía que tiene dos claros referentes, en otras tantas asociaciones que vienen trabajando a lo largo de años, Alcandora o La Confitería, espejo de la poesía local, que no localista, pues ambas tienen en sus filas algunos de los escritores más galardonados del panorama nacional.

Uno de los integrantes del grupo de La Confitería, activo organizador del clásico certamen Cinco poetas en Otoño, Arturo Tendero, comentó a La Tribuna de Albacete que esta «asociación» poética nace en dos fases. En el año 79, cuando se creó Barcarola, León Molina, Frutos Soriano, Nicasio Sanchís, Ángel Aguilar o el propio Arturo Tendero, colaboraban con Juan Bravo. Después, en los primeros 90, Javier Lorenzo creó unas jornadas de poesía en Nido del Arte, unas lecturas, y de ahí nace el segundo estadio del movimiento poético, al que se suman Cruz Campayo o Valentín Carcelén. Es a finales de la década cuando cristaliza el movimiento en tertulia poética. El nombre nace de una anécdota del grupo, que se enfrentó a la preparación de una antología y necesitaba un nombre que diera coherencia al proyecto. Solían reunirse en La Confitería de Antonio, Plaza de Antonio Andújar. El grupo cogió unas servilletas para votar el nombre que prefería, pero la mayoría no puso nada. Ahí, Nicasio Sanchís comentó que sí había nombre, el membrete de La Confitería, que ganó por goleada.

El funcionamiento, explicó Arturo Tendero, es como un grupo de amigos que se constituyó en «asociación para hacer cosas, básicamente unas jornadas con la Facultad de Humanidades, ciclo del que llevamos además 11 ediciones. Se trata de Cinco poetas en otoño, pero el resto del año funcionamos como lo hacen unos amigos, casi nunca coincidimos los nueve y desde el 99 para acá ha habido distintos desarrollos, hay una trayectoria desigual, no nos reunimos con tanta frecuencia».

Como todas las artes, subrayó Tendero, «la poesía tiene dos momentos, el de creación, absolutamente individual, y luego la de comunicación, porque el poeta, creo, tiene dudas desde el primer momento necesitas de otras personas que estén en la misma zozobra que tú, esto te hace que te juntes con amigos que son afines y los componentes de La Confitería somos realmente amigos».

Son creadores que se mueven en distintos ámbitos de la sociedad: León Molina, Cruz Campayo, Ángel Aguilar, Frutos Soriano, Nicasio Sanchís, Valentín Carcelén, Javier Lorenzo, Carlos Blanc, y Arturo Tendero, personalidades que manejan diferentes materiales poéticos, con afinidades que se trasplantan a la poesía y se comparte, ahora con mucho interés hacia el haiku.

La publicación «está muy mal- dijo Arturo Tendero- y además Albacete tuvo una época en la Diputación, con el Gabinete asesor de publicaciones que funcionó muy bien, donde se leía todo lo que enviaban, e informábamos favorablemente sobre todo lo que nos parecía interesante, incluso se hizo una antología de poetas jóvenes; eso apareció y lo que quedó fue un escenario vacío, donde sí destaca una editorial, Que Vayan Ellos, que facilita la publicación en un ambiente local, pero para proyectarte fuera no vale ésta ni cualquier asociación». La poesía, dice Tendero, en Albacete «como en todas partes es minoritaria, porque al fin y al cabo, lo que propone es salir de la vorágine del mercado, es como una parada, un respiro, apela a las emociones».

alcandora. La otra parte contratante de la poesía en Albacete, ni más ni menos importante, es Alcandora, asociación de gran tradición en las letras locales. Es Daniel Sánchez Ortega, que también se encargó de la antología del grupo, el que nos habla de esta pléyade de creadores con profundas inquietudes literarias que se sumó a un movimiento que existía a desee principios de los años 80, que se articuló en un contexto de renovación de las letras locales, con Paco Bonal o Francisco González Bermúdez, que continúa siendo presidente de honor. Se han añadido otros que han sabido sintonizar con la línea de este grupo, muy heterogénea en todos los sentidos, desde el punto de vista ideológico y literario.

Para Daniel Sánchez Ortega, es fundamental la promoción cultural y en este sentido «fuimos, Francisco Jiménez Carretero, Isidoro Ballesteros y yo a hablar con Rosario Gualda, que se mostró muy receptiva con la idea de promocionar lo que se hace aquí y efectivamente se organizaron dos recitales poéticos, el de primavera con Alcandora y el otro con La Confitería que tendrán continuidad».

Alcandora, más o menos, está compuestos por 10 poetas, «aunque es un grupo muy abierto -resaltó Sánchez Ortega- entre los cuales hay gente incluso que no escribe, pero que es muy sensible al mundo de la poesía y participa en la tertulia que hacemos en los altos de La Suiza, todos los sábados; tertulia que nos sirve para comentar lo último de este mundillo literario albaceteño, menos el regional, porque somos bastante localistas y sí algo de lo que hay a nivel regional. Es una hora que se complementa con la reunión mensual del Ateneo, donde alguien expone su obra y después se establece un coloquio».

Alcandora ha reeditado, de cara a 2011 su premio de poesía. El concurso poético Alcandora de Primavera y «voy a proponer a la directiva -dijo Sánchez Ortega- que sea memorial porque tenemos dos grandes poetas fallecidos, Andrés Duro del Hoyo y Antonio Matea. Creo que sólo estas dos figuras honran al grupo poético y no porque hayan muerto, porque también vivos y trabajando tenemos a Manuel Terrín, con 1.700 premios literarios; Francisco Jiménez Carretero, otro valor, o Juan Lorenzo Collado, con numerosos premios, pero no quisiera olvidarme de ninguno. Yo por ejemplo, todavía me muevo con timidez en el terreno de la poesía, algo que no me ocurre con la prosa, ahora tengo dos novelas acabadas, y estoy con dos poemarios».

Hablaba Sánchez Ortega de los nexos entre Alcandora y La Confitería, «que antes eran como dos mundos muy separados, pero la relación personal es muy buena y la colaboración es muy fluida, aunque habría que estrecharla mucho más».

Alcandora es un grupo muy abierto, donde se dan manifestaciones dispares, de la poesía convencional, ajustada a la métrica, como puede ser el caso de Terrín o Jiménez Carretero, u otras de carácter más descriptivo, como parte de la obra de Daniel Sánchez Ortega, pasando por otras líneas más herméticas. Un caso singular es Juan Lorenzo Collado, que cultiva el soneto y otras manifestaciones.

Hacía falta una antología y a raíz de la Guía de poetas de Albacete, de Que Vayan Ellos. Daniel Sánchez Ortega se encargo de esta labor que ha dado un libro más que interesante para conocer una parte fundamental de la poseía local y al margen del Certamen Poético de Primavera, manejan otras ideas como la publicación de las obras completas de Andrés Duro del Hoyo y Antonio Matea, «porque no todas son conocidas, y debían ser tareas casi inmediatas. Hay otro aspecto en el que trabajamos como es el mantenimiento del Molino de la Bella Quiteria, que sería impensable sin el apoyo que tiene en Alcandora».

Aún hay otras actividades en ciernes, como una propuesta de la Concejalía de Cultura, que podría llevar a musicar poemas de escritores locales. Algo que puede ser realidad en breve, porque hay varios poetas que tienen obra con esas características, como Alfonso Ponce, Jiménez Carretero o el propio Daniel Sánchez Ortega.

La poesía en Albacete está muy viva como puede verse en la actividad de Alcandora y La Confitería y sólo faltaría un pequeño empuje de las instituciones para promocionar los valores albaceteños y manchegos, contando con los dos grupos establecidos. Sólo hay que recordar que la poesía era muy popular en tiempos de Lope o Calderón, hasta el siglo XVIII, ¿por qué ahora no ocurre esto? Alguna culpa tendremos todos. La poesía, la cultura, hay que cuidarla porque es un valor rentable.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Albacete Balompié 0 CD Toledo 1 Finalizado
Real Madrid 2 Barcelona 3 Finalizado
At. Mancha Real 1 La Roda CF 0 Finalizado
Fundación Albacete Nexus 0 Espanyol 2 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Albacete digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol