La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

Miguel Barnés en el nuevo siglo

A.D. - miércoles, 6 de abril de 2011
Expone en el Museo de Santa Cruz de Toledo

El Museo de Santa Cruz de Toledo está tomado por los albaceteños. A la magna exposición de Benjamín Palencia se suma la importante muestra de Miguel Barnés, 360 grados en espiral. Drowning by painting, que podrá visitarse hasta el 5 de junio. La muestra, comisariada por Óscar Alonso Molina y José Luis Serzo, presenta una retrospectiva del Miguel Barnés del nuevo siglo y se acompaña de un libro sobre su trayectoria artística y vital.

«La idea de exponer surgió de la Junta de Comunidades -decía Miguel Barnés- a raíz de un proyecto que presenté, que fue muy bien recibido. Se interesaron por ello, pero el proceso comenzó hace un par de años, porque el proyecto de principio fue ampliado; después tuve que marchar a Berlín y a mi vuelta retomamos la idea, hubo que reestructurarla, con un tiempo de preparación de la exposición, porque es grande y con mucho trabajo».

360 grados en espiral es «una retrospectiva de los últimos 10 años de creación, desde el 2001 que se inició en el Museo de Albacete con las Defragmentaciones, hasta la última obra que se llama Drowning by painting (ahogado en pintura), que viene a ser como una especie de alegoría en cuanto al pintor, rodeado, extasiado, con la pintura, ahogado en pintura, por decirlo de alguna manera. Es una retrospectiva, con la mitad de la exposición, aproximadamente, con obra del 2001 al 2008, que en muchos casos he tenido que pedir a coleccionistas, porque me interesaba llevarla; la otra media, son trabajos realizados de la parte berlinesa, de los últimos tres años y es una propuesta, digamos, más colorista, más expresionista, donde la figuración entra de lleno en los cuadros, aunque no tienen connotaciones figurativas. He rematado la exposición, al fondo, en la última sala, con una vídeo instalación, con imágenes que he hecho, grabadas en Berlín, con la ayuda de Rafa Siquier, un vídeo de 10 minutos en la muestra, siete en la red, que es una especie de collage con imágenes de situaciones en las que me he encontrado, que he visto y desarrollado, con una banda sonora, un vídeo clip que acompaña a la exposición».

Ha preparado Miguel Barnés casi 70 obras, «ya que hay un Gabinete, una sala pequeña, en la que hemos puesto una vitrina con dibujos pequeños. Son, calculo, entre 65 y 75, porque las salas del Museo son grandes y por eso he elegido, casi en su totalidad, obra grande de 1,80 a dos metros, porque digamos, me gustaba así, se trata de una muestra de exhibición, donde concurren varias circunstancias especiales, como la edición de un libro, la presencia en este Museo de Santa Cruz que es espectacular, la cercanía de Madrid, es por lo que sirve como una puesta en escena, para darnos a conocer a otros círculos artísticos más amplios, comisarios de exposiciones, críticos de arte, galerías, pero sobre todo hay que considerar el trabajo y continuarlo», decía Miguel Barnés.

EL LIBRO. El libro es un proyecto paralelo y complementario de esta importante exposición, «porque lo ha editado la Junta de Comunidades y han colaborado muchas personas como los diseñadores de Madrid, lo ha comisariado Óscar Alonso Molina, crítico de arte, que escribe en el Cultural de ABC; José Luis Serzo, un gran artista que es también de mi pueblo, Casas Ibáñez, es comisario de exposiciones y me ha ayudado; las fotografías son de Paco Cebrián, que es el que más me gusta y que viene colaborando conmigo desde hace años, también por Pedro Nuño de la Rosa, un amigo, crítico de arte y gastronómico, que es el que más me conoce y ha escrito una biografía sobre mi vida, documentada con fotografías, desde la primera mis padres, a la última, una en la que estoy con mi mujer, pasando por otra serie de secuencias de toda mi vida y de cosas que he ido haciendo, para documentar un poco este trabajado libro. De la misma forma en esta obra aparece reflejada la pintura que he ido haciendo en estos últimos 10 años, para que se vea un poco el trabajo que he realizado, a veces en silencio, otras con ruido, durante este periodo, en el cual ha habido una lógica evolución desde la primera Defragmentación, hasta los últimos cuadros, de Las paredes oyen, que reflejan un poco mi inquietud por la pintura y mi búsqueda indiscriminada, para ir más allá en el campo artístico». Sigue con su etapa berlinesa, incluso, si no estuviera en esta empresa en el Museo de Santa Cruz «posiblemente estaría en Berlín, porque generalmente suelo ir en primavera, con los primeros rayos de sol y vuelvo en verano, para iniciar la campaña, pero como esta exposición va a durar hasta junio, tengo que quedarme, sobre todo por cuidarla y moverla, porque están saliendo cosas y estoy organizando el tiempo que viene, los meses y los años que vienen y calculo que para el verano me marcharé y me quedaré hasta finales de año, porque la etapa que me gusta es de seis meses. Es que vas ampliando tu alemán, tu círculo, tus horizontes, con la finalidad de coger el aire vanguardista y cosmopolita de Berlín en mi trabajo, así van saliendo proyectos. Igual que los voy haciendo, por ejemplo en Madrid o en Barcelona, donde comienzo a trabajar con una galería que va a llevar un proyecto que va a pasear por medio mundo; es el movimiento continuo que se llama».

EL MARCO. Miguel Barnés está muy contento con esta exposición en el Museo de Santa Cruz, que está, por ejemplo, en las guías turísticas de todo el mundo, «en realidad -subrayaba- va muy bien, porque está siendo visitada por infinidad de personas, creo que es la más visitada de las que he hecho. No sabría, pero igual me quedo muy corto si digo que pasan 500 personas al día por las salas, y también está acercándose mucha gente de Albacete, lo que para mí es muy grato, amigos, y creo que ha quedado muy bien, montada por profesionales y da una idea de mi trayectoria. Es dinámica, tiene pintura, instalaciones, un gabinete con dibujos, y por otra parte me parece que la Junta también está satisfecha porque en un museo más bien clásico, como es el de Santa Cruz, introducir vanguardia ha sido una sorpresa y las opiniones han sido muy satisfactorias sobre un pintor de Albacete».

Barnés se mostró doblemente satisfecho, «porque estoy exponiendo junto a Benjamín Palencia, que está en la nave central. Yo estoy en las salas temporales y entonces, el Museo de Santa Cruz está tomado por dos pintores de Albacete, uno más clásico; otro más contemporáneo. Es un detalle a tener en cuenta que en el Museo más importante de Toledo, junto con el del Greco, estén dos pintores albaceteños; el uno de Barrax, el otro de Casas Ibáñez».

Sería muy interesante que esta exposición 360 grados en espiral pudiese viajar a Albacete tras la clausura toledana. En este sentido Miguel Barnés explicó que estaba en el proyecto inicial «pero estamos en un periodo de evolución y hay dudas, dependerá de quién nos gobierne, y después está el tema presupuestario porque mantener en itinerancia una muestra de estas características supone un gasto elevado, pero de todas formas, en paralelo a esto existe otro proyecto para el año que viene».

Éste está todavía en fase de estudio, en trámite, y no es definitivo en cuanto a la fecha. La idea sí está más adelantada, porque se enmarca en el proyecto conjunto de la galería La Lisa y Diputación Provincial. Esa propuesta comenzó con José Luis Serzo; este año hemos tenido en galería y Centro Cultural a Chema López, y el año que viene el protagonista será Miguel Barnés «pero será otra cosa diferente, con obra nueva y en la cual tengo mucho interés en realizar en el Claustro una performance, que hace mucho tiempo que no hago, jugando con el tema pictórico y más personal mío, mezclándolo con otras técnicas muy actuales, internet, videografía, con una cámara interactuando, pero es algo que estamos amasando, dándole cuerpo».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Real Madrid 3 Eibar 0 Finalizado
Celta 0 Atlético 1 Finalizado
Baloncesto
Baskonia 75 FG La Roda 70 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
La Tribuna de Albacete digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol