Juzgan a un hombre por reproducir libros enteros

JOSECHU GUILLAMÓN - sábado, 5 de enero de 2019
La vista tuvo lugar en el Juzgado de lo Penal número 1 de la capital. - Foto: Rubén Serrallé
El Ministerio Público propone el encarcelamiento del propietario de una tienda de fotocopias durante un año y tres meses, que pague una multa de casi 6.500 euros y que abone diferentes indemnizaciones

El propietario de una tienda de fotocopias de Albacete capital se sentará el jueves en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal 1, como responsable de un delito contra la propiedad intelectual, por reproducir libros completos, que tenía guardados en sus archivos.
El fiscal solicita para él una pena de un año y tres meses de prisión, el pago de una multa de 6.480 euros y el abono de las indemnizaciones que se estimen correspondientes en el juicio.
Según el escrito de acusación elaborado por el fiscal, el 12 de noviembre de 2014 se presentó una denuncia por la Asociación Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) en la que se hacía constar que en una copistería de Albacete capital se estaban realizando «de forma masiva, indiscriminada y sin reparo» reproducciones íntegras de libros de cualquier editorial mediante fotocopias de los mismos y también escaneado y almacenamiento de libros para su posterior impresión y venta a clientes del local.
Cedro había concedido en su día al dueño de la copistería y acusado en este procedimiento, A.M.F.M. -que en la actualidad tiene 60 años de edad- una licencia que le autorizaba a realizar en su establecimiento actos de reproducción de hasta un 10% del libro o revista que le llevaran, pero no permitía la reproducción digital -escaneado- de obras y se prohibía expresamente el almacenamiento de copias de esas obras para su posterior venta.
En concreto y en varias visitas realizadas al establecimiento por empleados de la asociación Cedro, entre el 29 de noviembre de 2013 y el 8 de octubre de 2014 haciéndose pasar por clientes, consiguieron del responsable de la copistería tanto comprar libros que ya tenían disponibles, fotocopiados o escaneados y almacenados en el disco duro del ordenador, como copias íntegras de libros que los supuestos clientes llevaban a cambio de dinero, tratándose en la mayoría de los casos de libros de texto de derecho de diferentes editoriales, y también de algunos libros de diferentes autores.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD