ALFREDO PÉREZ ALENCART

"Poesía es resurrección, milagro, conmoción espiritual"

JAVIER M. FAYA (SPC) - domingo, 20 de enero de 2019
"Poesía es resurrección, milagro, conmoción espiritual" - Foto: David Arranz
Con una veintena de poemarios editados, acaba de publicar 'Gaudeamus'. Su poesía ha sido traducida a 20 idiomas y ha recibido, entre otras distinciones, el Premio Internacional de Poesía Medalla Vicente Gerbasi en 2009 y el Jorge Guillén en 2012

Profesor de la Universidad de Salamanca y coordinador de Encuentros de Poetas Iberoamericanos que, desde hace dos décadas, se celebran en la capital del Tormes, Alfredo Pérez Alencart quiere con Gaudeaumus «celebrar líricamente los primeros ocho siglos de mi casa inexpropiable».  
¿En qué se diferencian la poesía española de la hispanoamericana? 
César Vallejo marcó un antes y un después, consolidando lo iniciado por Rubén Darío. La diferencia está en el voltaje que se aplica al idioma heredado de la Vieja y entrañable Castilla. También en el libre albedrío, en el riesgo, en la indeclinable voluntad de mestizarlo todo.

¿Hacia dónde va la lírica?
Siempre hacia el corazón del ser humano, bombeando nutrientes para que florezcan sus mejores sentimientos. Si se refiere a las tendencias, siguen habiendo muchas, como en botica. Las estimo válidas, en su mayoría, aunque mantengo dudas razonables sobre algunas propuestas que se pregonan como poesía cuando no llegan ni siquiera a la condición de prosa aceptable.
¿Ha conquistado a alguna mujer al más puro estilo Cyrano?
Nunca lo he pretendido. Ahora bien, hace dos años reuní toda mi poesía con anclajes  en el amor y el Eros, para  así celebrar los cinco lustros de matrimonio con Jacqueline, mi musa y compañera en todo. 
¿Se le ocurre un poema para un parado? ¿Cómo empezaría?
Ya se me ocurrió y lo publiqué en mi libro Hombres trabajando, editado por UGT Castilla y León en 2007, al comienzo de la crisis. Empezaba así: Ese empleo/ que te alivie del desasosiego/ lo buscas a diario en el diario/ donde vas tachando avisos.
¿Hasta dónde llega la honestidad del escritor? ¿No se ha sentido alguna vez, digamos, un mercenario?
No respondo por otros. El colectivo Acción Poética, que pinta versos en murales de muchas ciudades de Hispanoamérica, pintó algo mío en un muro de 10 metros de mi ciudad natal, Puerto Maldonado, en la Amazonía peruana: Ser honesto/ es la debilidad/ que te hace fuerte. Nunca he escrito por encargo sino por necesidad.
¿Qué ha supuesto Fray Luis de León para la Literatura y no Literatura?
 Cumbre de la poesía castellana, Luis de León. Sus versos no deben faltarnos para el viaje por la vida, máxime en esta tierra de aire inmenso donde es usual que algunos no quieran dejarte ni respirar: Aquí la envidia y la mentira/ me tuvieron encerrado./ Dichoso el humilde estado/ del sabio que se retira/ de aqueste mundo malvado,/ y con pobre mesa y casa/ en el campo deleitoso/ con sólo Dios se compasa/ y a solas su vida pasa,/ ni envidiado ni envidioso. ¡Cómo admiro a este hereje, presente en el amanecer de su verbo encarnado! ¡Sus odas desblindaron mis oídos! Por sus sabios consejos, desde hace largos años vivo en casa pobre y viendo la Naturaleza. Y me he alejado todo lo que he podido de esos ajetreos que, como al foráneo conquense, generaban demasiada envidia y enemigos secretos. Sigamos al poeta memorable. Apreciemos cuánta enseñanza hay en su poesía. Y en cuanto a su revolucionaria labor como traductor, lo suyo fue trascendente para que el pueblo pueda leer y entender las Sagradas Escrituras. En ese sentido, fue más protestante que muchos que se ufanan de ello.
Al más famoso rector de la Universidad de Salamanca, Miguel de Unamuno, le dolía España... Si la viera ahora, ¿se moriría?
Se revitalizaría, tendría arrestos para emprender una larga campaña de conferencias y debates por toda España, en beneficio de una unidad territorial inquebrantable, dentro de la diversidad lingüística. 
¿Dios tiene mucho de poeta?
Poesía es resurrección, milagro, conmoción espiritual. Poeta es el Padre: «En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios». Poeta es el Hijo: «Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros». Cristo, el joven Dios, es el poeta mayor del reino y yo sigo al Amado galileo.

¿Qué siente al acabar un poema?
Trasudo vigilias porque sé que un poema nunca se concluye, aunque se publique. Queda la duda sobre si en la fase en que se lo presenta llegará a conmover a quien lo lea o escuche, razón última de la poesía.
Dice usted que la poesía salva.
Es una tabla de salvación a la que se aferra más gente de lo que se piensa. De ahí la sacralidad que tiene en las tres religiones principales, su pervivencia desde los remotos lenguajes sagrados. Salva porque rehumaniza al hombre, hace que resuene mejor su corazón, ayuda a captar las señales de la gracia y cicatriza heridas y rencores. 
¿Unas palabras para la posteridad?
Que no se apague la fe en la Poesía ni en el Amado galileo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD