La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Éxodo rural

Un caserío vacío que albergó 300 personas en Tobarra

G.G. - miércoles, 22 de enero de 2014
Imagen de la conocida como ‘casa del amo’ de Alborajico, en donde llegaron a convivir muchas personas. - Foto: G.G.
La Guerra Civil y la emigración de la posguerra propiciaron que la antigua aldea de Alborajico entrase en decadencia y quedase totalmente abandonada, como está en la actualidad

Alborajico es uno de los caseríos y antigua aldea que han quedado despoblados dentro del término municipal de Tobarra. El lugar, cuyo nombre proviene del árabe y significa «la torre pequeña», debió ser fundado en la Edad Media, dado que junto al hoy abandonado caserío se halla un eremitorio visigodo datado entre los siglos IV y IX después de Cristo.
Las tierras que bordean las casas de Aljubé, aún aldea poblada; Alboraj, caserío en donde vive una única familia; y la desaparecida aldea de Alborajico pertenecieron entre el siglo XVIII y mediados del siglo XX a la familia Ladrón de Guevara. Así, en 1840, tanto el caserío como las tierras ya pertenecían a Joaquín Ladrón de Guevara Rodríguez de Vera.
Por esa época, según comenta Francisco José Peña Rodríguez a La Tribuna de Albacete, «el entorno de Alborajico y Alboraj reunía alrededor de 500 personas, que fundamentalmente trabajaban la tierra y cuidaban del ganado; las familias eran muy numerosas en descendencia y vivían casi hacinadas en el caserío y en las casas diseminadas entre Aljubé y Alboraj».

(Mas información en la edición impresa)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD