La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

20 de enero de 2018
Si yo te contara...

Enrique García Palomares: «Mi misión en Kosovo fue dura y gratificante»

Sánchez Robles - domingo, 23 de junio de 2013
Enrique García Palomares, en su lugar de trabajo. - Foto: Rubén Serrallé
Afirma que «es una satisfacción estar veintiocho años en el botiquín de la Comandancia de la Guardia Civil ayudando a mis compañeros»

Es un hombre querido y respetado en la Guardia Civil, Cuerpo al que tiene el orgullo de pertenecer. Se percibe enseguida que intercambias cuatro palabras con Enrique García Palomares (Arguisuelas, Cuenca, octubre de 1952). No podía vivir con la misma intensidad si le quitaran sus horas dilatadas y extensas en el botiquín de la Comandancia de la Guardia Civil, donde trabaja de ATS. Es vitalista, afortunado en amigos, cercano, convencido de lo que hace, porque lo siente. También es inasequible a las adversidades, sencillo y servicial como pocos.
Hijo de guardia civil, su infancia estuvo marcada por los destinos y ascensos  de su padre en las provincias de Cuenca y Albacete: Arguisuelas, Villanueva de la Jara, Molinicos, Madrigueras y La Roda. Hizo el bachillerato elemental y superior, aquel de cuarto y sexto con sus reválidas correspondientes en el colegio Santiago Apóstol de Albacete. «Recuerdo a muy buenos profesores que tuve como Domingo Henares y Antonio Quintanilla y a compañeros de mis cursos como Apolinar Serna, Gonzalo Panadero Martínez. Ingresé luego en la Guardia Civil. Eran tiempos complicados, costaba mucho dinero estudiar y pensé que además de mi vocación era una buena salida profesional». Ideas muy claras desde el principio.

(Más información en la edición impresa)

Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol