La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Begoña Isbert: «Empecé de cero, como cualquier desconocida, 'picando piedra'»

Virgilio Liante - miércoles, 2 de septiembre de 2015
Begoña Isbert. - Foto: José A.F.
Biznieta del gran José Isbert, esta albacetense es la cuarta generación de actores. Actriz del Grupo Televisa y profesora en el Colegio Internacional de México

Begoña Isbert es una actriz de raza. Biznieta del gran José Isbert, esta albacetense es la cuarta generación de actores. Actriz del Grupo Televisa, profesora en el Colegio Internacional de México y actriz en Compañía De Teatro México (Cotemex), la intérprete, sentada en el camerino junto a  Ayelen Muzo (actriz española), espera a retomar la grabación de su programa Singnin-On, mientras contesta a La Tribuna de Albacete.
¿Cómo le dio por México para emprender su carrera artística?
Vine a México a la aventura total. No conocía a nadie ni tenía oferta de trabajo ni donde quedarme. Tenía una amiga mexicana en Madrid que me animó a venirme para acá y sin pensarlo lo hice.
¿Pero con la intención de trabajar de actriz?
Es lo que siempre hice. A los 15 días de llegar estaba protagonizando el musical Hairspray.
Y sólo a los 15 días de pisar México, tuvo la suerte de trabajar en un musical. Fue como llegar y besar el santo, ¿verdad?
La verdad es que tuve mucha suerte.
¿Y cuánto tiempo lleva allí?
Llevo cinco años en México, en los cuales ya he hecho nueve musicales, siete  telenovelas, dos obras de teatro y he dirigido tres musicales y dos obras de teatro. Ahora estoy grabando mi propio programa de televisión llamado Singnin-On.
¿En qué consiste?
Es un programa de entretenimiento en el que hablamos de actualidad y noticias graciosas que circulan por las redes sociales. También entrevistamos cada día a un personaje del medio.
¿Pero tiene algo que ver con la música?
No. El nombre del programa nació en el camerino de Romeo y Julieta, el musical con algunas compañeras...es un juego de palabras (sin guión), muy improvisado.
A tu familia, la saga de los Isbert se la conoce en América Latina en la actualidad. ¿Ha hecho que se le abrieran puertas?
Por aquí no nos conocen salvo algunos españoles que recuerdan con enorme cariño a mi bisabuelo. Empecé de cero, como cualquier desconocida, «picando piedra».
¿El mundo del cine no tiene memoria?
Sí, pero aquí en México no llegó ese cine.
¿Eran más de Cantinflas?
Cantinflas fue reconocido en México, como José Isbert lo fue en España. Fueron dos grandes inolvidables y admirables. De hecho tuve la fortuna de ser maestra de Valentina Moreno, la nieta de Cantinflas, con la que sigo teniendo mucha amistad.
¿No me lo puedo creer?
Sí. Le estuve dando clases particulares unos meses. Una excelente persona.
¿Y tu bisabuelo qué te enseñó del mundo de la interpretación?
No tuve la fortuna de conocerle pues falleció antes de que naciera, pero me siento muy cerca de él por todo lo que me ha hablado siempre mi padre (su primer nieto) de él.
Y ha tenido la suerte de conocer a Gael García, Diego Luna..., ¿porque el cine mexicano actual es realmente bueno?
Pues soy maestra del hermano de Gael y Martha Luna, tía de Diego Luna, me dirigió en varias ocasiones. Es una de las mejores directoras del país. Con ella hice el papel de Maléfica en La Bella Durmiente. El musical y una telenovela en Televisa. El cine aquí es muy bueno y hay un nivel actoral excelente.
Diría que es mejor que el español, ¿o lo mejor es no comparar?
Cada uno tiene su propio sello que lo hace genial.
¿Cuáles son sus sueños en el mundo cinematográfico?
Creo que soy afortunada porque mi sueño no es tener un Goya o un Oscar encima de mi chimenea si no seguir viviendo de lo que amo: mi profesión de actriz. Creo que no tener esas expectativas me hacen vivir sin ansiedad y disfrutar de cada trabajo, ya sea en un teatro de 30 personas o en uno de 5.000.
Decía Oscar Wilde que «la tierra es un teatro, que tiene un reparto deplorable». ¿Qué piensa?
No hay que ser tan fatalistas. El mundo tiene cosas maravillosas y nosotros los actores la misión de mejorarlo a través de la comunicación encima de un escenario. Tenemos que cambiar conciencias e intentar dar una bombona de oxígeno a cada espectador con nuestro arte.
¿Cree que el cine adolece de buenos guionistas?
Hay muy buenos guionistas, pero cada vez hay menos productores que arriesgan.
¿Recomiende a los lectores cinco películas para no perderse?
Bienvenido Míster Marshall (por supuesto);Todo sobre mi madre;Moulin Rouge;Nosotros los nobles (mexicana) y El verdugo.
¿Veo que la tierra tira mucho?
Por supuesto. ¡Y la sangre más!
¿Qué no haría por dinero?
Vender mi cuerpo y mi alma.
¿Y qué ve que hacen alrededor, en el mundo de la televisión y del cine, que no le gusta nada?
Desgraciadamente es un mundo con muchas envidias y traiciones. Muy falso. Hay una gran diferencia entre ser actriz y querer ser famosa, pero a la hora de hacer castings no hay filtros y la gente que sólo busca fama ensucia este medio y llama arte a cualquier cosa. Cada vez hay más castings abiertos y más intrusismo.
¿Y contempla la idea de volver a España?
Por ahora sólo de vacaciones. De hecho acabo de pasar casi un mes en Tarazona de La Mancha.
¿El programa que hace en la televisión para qué canal es?
HMX de Cablevisión y Total Play, pero todavía no está al aire.
¿Cuál ha sido el momento profesional que más ha disfrutado?
Han habido muchos pero el personaje de maléfica me dio muchísimo a todos los niveles. También cuando dirigí Grease. El musical. Fue un exitazo rotundo.
¿Qué le depara el futuro?
Espero que mucho trabajo y mucha salud.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD