La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Juan Vicente Piqueras: «De lo que escribo, hay cosas queson Terapéuticas»

A. Díaz - martes, 3 de mayo de 2016
Juan Vicente Piqueras, escritor. - Foto: ARTURO PEREZ
El escritror cerró en el Teatro Circo el ciclo 'Poesía Viva'

El escritor y traductor Juan Vicente Piqueras cerró en el Teatro Circo el ciclo Poesía Viva de Cultural Albacete. El autor, premio Loewe 2012 por Atenas, comentó a La Tribuna de Albacete distintos aspectos de su obra, así como sus proyectos literarios.
¿Por qué se considera usted un poeta machadiano?
Creo que todos somos un poco hijos de Antonio Machado, que es el gran padre o abuelo de la poesía española del siglo XX. Hay otros maestros, Juan Ramón Jiménez, toda la generación del 27, pero toda su humanidad, la unión de pensamiento profundo, de sencillez y emoción hacen de Machado un modelo de hombre, de vida, de filosofía; una manera honesta, sencilla, muy representativa de lo mejor de lo español. Antonio Machado tiene versos que me acompañan siempre y tenía esa capacidad de escribir poesía, prácticamente sin metáforas, con un sentido del ritmo muy claro.
José Hierro decía que su poesía nos cautiva antes incluso de que la entendamos.
Tuve la suerte de ganar el premio José Hierro en 1991 y eso me deparó la fortuna de conocerlo personalmente. Considero que es uno de los poetas más importantes del siglo XX, un tanto malinterpretado en su momento, como poeta social o político. Tuvo muchas generosidades conmigo y a él le gustaba mi poesía, diría que menos que a mí la suya, pero fue uno de los maestros que creyó en lo que yo escribía y siempre se lo agradeceré.
¿Qué significa para un poeta un premio como el que consiguió con Atenas, el Loewe?
Una gran sorpresa. Mi carrera ha sido peculiar porque me fui de España muy pronto, llevó más de 30 años viviendo fuera, actualmente en Argel, y mi manera de publicar era a través de los premios. Decidí probar suerte con el Loewe también y tuve la fortuna de ganar ese gran premio que te hace por un año casi vivir en una nube, luego se pasa. Creo que la Fundación Loewe hace una labor de mecenazgo que es un modelo para otras empresas y ojalá que otras empresas españolas que ganan dinero dedicaran una parte de esas ganancias a ayudar con becas o con premios, al mundo de la cultura que anda siempre necesitada de mecenas.
¿Su último poemario es La ola tatuada, de 2015?
La ola tatuada en realidad no es un libro nuevo, fue escrito en 1986 y había estado depositado en el cajón de los inéditos durante mucho tiempo, porque los editores no le habían hecho caso, tampoco los premios. Era un poemario que cayó en desgracia, pero en el que tengo una fe especial, hasta que 30 años más tarde, encontró editor. Ese editor se puso en contacto conmigo, me dijo que quería algo mío y le mandé dos cosas sin publicar. De pronto me dijo que el libro le entusiasmaba y que lo iba a publicar, por eso 30 años después de ser escrito aparece La ola tatuada, un libro curioso, raro, algo distinto en mi producción, porque nació de un sueño, con presencias lorquianas, de Santa Teresa, un poco teatral, coso si fuese un libreto de ópera. Estoy muy contento porque está muy bien editado.
En este momento, ¿prepara otro poemario?
Siempre escrito. Escribir es mi manera de vivir, enfrentarme al mundo y reflexionar sobre lo que me ocurre o no me ocurre, entonces, escribo cotidianamente. De lo que escribo muchas cosas son terapéuticas para mí, y de esas voy sacando lo que creo que puede servir también a los demás, con una vocación colectiva. Voy a publicar un libro con Renacimiento, en Sevilla, en torno a la figura de mi padre, poemas un poco el canto de cisne de la civilización campesina.
¿Centrado en su padre?
Sí, era de una aldea de Requena. Mi infancia está muy ligada a Albacete, porque mi padre, el protagonista de este libro, me traía todos los años a la Feria y tengo recuerdos muy nítidos y el habla de Albacete es el habla de mi tierra. Este libro se llamará Padre, sencillamente, y me ha costado mucho porque mi padre tuvo unos últimos años de demencia senil, una enfermedad muy dura, sobre todo para los que están alrededor, pero muy poética al mismo tiempo porque confundes espacios, tiempos. Será un libro emocionante y tengo mucha fe en él.
¿Sólo poesía?
También pequeñas narraciones y algún día habrá que dar el paso y publicar algún libro de cuentos o alguna pequeña novela. Soy también poeta cuando escribo prosa, pero habrá que sacar esas prosas.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD