La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Villar de Cañas

La Junta y Enresa acondicionarán 36 kilométros de vías de acceso al ATC por 19 millones

S.L.H. / Toledo - martes, 4 de septiembre de 2012
Gil-Ortega se trasladó a Toledo para firmar este convenio con la consejera de Fomento. - Foto: Víctor Ballesteros
Marta García de la Calzada y Francisco Gil-Ortega dieron ayer el segundo paso para la construcción del silo que finalizará en 2016

El Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas, en la provincia de Cuenca, está más cerca de su inauguración tras el paso que se dio ayer. La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) financiará con 19 millones de euros la mejora de dos carreteras autonómicas del entorno, la CM-3009 y la CM-3118, garantizando así las «necesarias condiciones de seguridad del transporte» y facilitando la instalación de empresas que está previsto que lleguen al entorno del ATC y el acceso de las personas que se desplacen a trabajar en ellas.
Así lo manifestó la consejera de Fomento, Marta García de la Calzada tras la firma de un convenio con el presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega, para el arreglo y mejora de 36 kilómetros de carreteras del entorno de las instalaciones del silo nuclear.
La responsable regional mostró su intención de que las obras estén licitadas y puedan dar comienzo a principios del año que viene, ya que el acondicionamiento de estas vías supondrá la mejora del eje vertebrador de la comarca, tanto por el norte, ya que se va a conectar con la A-3, como por el sur, pues se unirá con la carretera nacional N-420.

En 2016. Enresa ha alcanzado la segunda base de un ambicioso proyecto que se prevé esté terminado en 2016. El de ayer fue el segundo pase que da la empresa nacional tras la compra de 55 hectáreas de terreno para la construcción del ATC. Ahora, explicó Gil-Ortega, es el momento de mejorar los accesos en colaboración con la Consejería de Fomento. La próxima base será solicitar la licencia para vallar el terreno y empezar así el movimiento de tierras.
Con todo, Gil-Ortega, que incidió en que la construcción del Almacén Temporal Centralizado es una «prioridad» para el Gobierno central, calculó que para el inicio de las obras para el centro de residuos nucleares todavía falta un año y medio o dos años. Y es que antes de comenzar las obras, añadió el responsable de Enresa, se debe tener la declaración de impacto ambiental y, después, conseguir los permisos del Consejo de Seguridad Nuclear, que al menos tienen un trámite de un año.
Sin embargo, apuntó que los cálculos pasan por comenzar primero las obras por las instalaciones no nucleares, es decir, por el parque tecnológico y empresarial que también se proyecta en la zona, de forma que se desarrolle el polígono en el que se va a instalar el ATC. «Quizá las obras nucleares vengan un poco después y lleguen dentro de un año y medio o dos», insistió Gil-Ortega.
En lo que concierne a la contratación de persona, Gil-Ortega afirmó que el objetivo es «contratar al mayor número de empresas posible de Castilla-La Mancha», aunque recordó que para su construcción se abrió un concurso público de ámbito europeo.
En cuanto a la generación de puestos de trabajo, cifró en unos 350 ó 400 los empleos directos que se crearán durante la construcción del almacén de residuos nucleares, con picos de 500 ó 550, que insistió en que se tratará de contratar al mayor número de empleados posibles procedentes de Villar de Cañas y su comarca y, en general, de la región.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD