La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

19 de noviembre de 2018
EDUCACIÓN

El Bachiller Sabuco ya es instituto histórico

latribunadealbacete.es - viernes, 24 de octubre de 2014
Espectacular -y original- salón de actos del IES Bachiller Sabuco. - Foto: Rubén Serrallé
La Junta de Comunidades le otorga este título al que fue primer instituto de la capital, y que cuenta con casi 175 años de historia

El consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, ha recibido en la sede de la consejería a los directores de los Institutos de Educación Secundaria de la región que han sido declarados Institutos Históricos, entre ellos, el Bachiller Sabuco de la capital albacetense.

Marín quiso agradecer a los directores de estos centros su "disposición y compromiso con la preservación del patrimonio de su centro educativo". Con el objetivo de impulsar la recuperación y conservación del patrimonio cultural de estos centros, el Ejecutivo autonómico favorecerá la dotación de recursos humanos y económicos para la preservación de su patrimonio, así como la celebración de actividades de carácter científico y educativo.

Tal y como ha puesto de manifiesto el titular de Educación, tras el conocido como Plan Pidal de 1845 se redujeron a 10 las universidades en nuestro país y se procedió a la conversión de muchas de ellas en Institutos Provinciales de Segunda Enseñanza, centros que heredaron -en la mayoría de los casos- los bienes muebles e inmuebles de las antiguas universidades.

En este caso, son los IES más antiguos de España los descendientes de  aquellos Institutos Provinciales, los cuales conservan gran parte de los bienes artísticos, arquitectónicos, científicos, bibliográficos y documentales que forman el Patrimonio Histórico Educativo.

El consejero, acompañado por el director general de Recursos Humanos y Programación Educativa, Matías Jiménez, ha recibido a Ana Rodríguez Vera, directora del  IES "Bachiller Sabuco; a Alejandro Casado, director del IES 'Maestro Juan de Ávila'; a Fernando Prada, director del IES 'Liceo Caracense'; y Pedro Rodriguez Vallejo, director del IES 'El Greco' de Toledo.

UNA PLACA. Todos ellos han recibido una placa que acredita la posesión de suficiente patrimonio cultural procedente de los centros de Segunda Enseñanza creados en el siglo XIX y primera mitad del siglo XX, como colecciones de minerales, animales disecados, maquetas, instrumental con el que se impartía clase en los antiguos gabinetes científicos, mobiliario singular o colecciones de pinturas de especial interés.

La declaración de Instituto Histórico de Castilla-La Mancha constituye la posibilidad de utilizar este título siempre que el centro lo estime oportuno y, al mismo tiempo, la obligación de utilizar los distintivos que se establecen a tal efecto, la obligación de mantener y conservar el patrimonio cultural objeto de la declaración y el acceso a un tratamiento singular. Igualmente entrarán a formar parte del Registro Regional de Institutos Históricos de Castilla-La Mancha, lo que posibilitará el intercambio de conocimientos y experiencias, la transmisión de saberes, la realización de trabajos conjuntos entre los centros que cuenten con esta declaración, así como su divulgación. Además, tendrán prioridad de acceso a programas de actividades museográficas y otros centros culturales de la región promovidos por la administración.

DIVERSAS ETAPAS. El denominado Instituto de Albacete inauguró su primer curso entre 1839 y 1840, gracias al papel que desempeñó Agustín González Rubio, que luchó por su implantación.
La historia que recoge el dossier que preparó la directora del Bachiller Sabuco, Ana Rodríguez Vera, para solicitar la declaración ahora conseguida, y confirma que el Instituto de Albacete pasó por dos sedes antes de llegar al edificio de la Avenida de España: primero se instaló en el convento de San Agustín, poco después en el exconvento de los Franciscanos de la calle Zapateros, donde sucedieron importantes acontecimientos, como la visita del rey Alfonso XII o el ingreso de Ramón Menéndez Pidal.

SIGLO XX. A principios del siglo XX, su denominación fue Instituto General y Técnico. En esos años llegó la luz eléctrica, se imparten clases de agricultura y se inicia el estudio de Magisterio, que se dejó de impartir en 1914. En 1921, el instituto contaba con 605 alumnos matriculados, por lo que la falta de espacio ya era un problema grave.

Pero no fue hasta febrero de 1923 cuando llegó el Real Decreto para la construcción del nuevo edificio del parque de Canalejas, con proyecto de Manuel Sainz de Vicuña y Julio Carrilero Prat. La inauguración corre a cargo del ministro de Instrucción y Bellas Artes, Marcelino Domingo, el 6 de diciembre de 1931, siendo director del centro, Rafael Selfa. Sin embargo, el traslado desde la calle Zapateros no se produjo hasta los inicios de 1933 debido a «problemas técnicos».

Con el golpe de estado de 1936, el Instituto se utilizó para un fin bien distinto para el que fue concebido: se convirtió en la sede de los tristemente célebres Tribunales Populares, unas agrupaciones de ciudadanos que sin garantías procesales ajusticiaban a todo sospechoso de sedición o a sus familiares.
De ahí que una de los rumores que rodea al edificio actual es que cuenta con un pozo subterráneo donde pudiera ser que se encontraran huesos y armas escondidas, ya que con la llegada de las Brigadas Internacionales, el inmueble se convirtió en su cuartel y centro de instrucción. Las clases volvieron al Instituto en septiembre de 1939.
El instituto continuó en solitario hasta que en 1965 se inauguró el actual Tomás Navarro Tomás.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD