Pedro López Salas: «La clave de todo está en la musicalidad»

V.M. - miércoles, 24 de diciembre de 2014
El joven pianista Pedro López Salas, en su domicilio de Albacete. - Foto: R. Serrallé
El joven músico Pedro López Salas es, a sus 17 años, uno de los pianistas albacetenses con mayor proyección, como ha quedado demostrado tras su éxito en el Concurso Internacional de Piano Cesar Franck de Bruselas

Acaba de regresar de Bruselas con los ecos todavía frescos del éxito cosechado en el Concurso Internacional de Piano Cesar Franck, donde logró el reconocimiento unánime del jurado, presidido por Dimitri Bashkirov, tras la ejecución de un exigente programa que le valió el primer premio en la Categoría Superior (de 17 a 21 años de edad).
¿Cómo transcurrió esta inolvidable experiencia en Bélgica?
La verdad es que los miembros del jurado, integrado por algunos de los mejores pianistas del mundo, elogiaron mi interpretación y me brindaron las mejores críticas, destacando la musicalidad y la buena concepción del sonido que demostré. En el certamen participaron 21 pianistas de gran nivel procedentes de diversos países: Rusia, China, Japón, República Checa o Polonia, entre otros, y yo fui el único español participante. Además de la dotación económica, 1.000 euros, me otorgaron el premio especial Cesar Franck International Piano Competition entre los ganadores de cada categoría, lo que me permitirá ofrecer conciertos en Bélgica y España.
El repertorio que eligió fue muy exigente, desde Bach a Beethoven, pasando por Chopin o Liszt, ¿por qué?
Sí, todo era programa libre, con sólo una limitación de tiempo. En la fase eliminatoria interpreté el  Preludio y Fuga BWV 871 de Bach, la Sonata Appasionata, de Beethoven, y el Estudio op. 10 no.5 Teclas negras de Chopin; en la final me decanté por Las quejas o la maja y el ruiseñor, de Granados y Apres une lecture du Dante. Frantasia quasi sonata, de Liszt. La verdad es que se trata de uno de los repertorios más difíciles de la literatura pianística, un programa además muy variado desde el punto de vista estilístico, donde el jurado valoró especialmente mi interpretación de Liszt y Granados.
¿Cuál fue la clave del éxito?
 Pienso que la clave de todo está en  la concepción de la musicalidad, esa capacidad de transmitir lo que el compositor tiene en la cabeza... es lo que realmente llega al público y logra emocionarle.
¿Algún compositor con el que se sienta especialmente cómodo cuando se sienta al piano?
No sabría decantarme por alguno en concreto, me gustan todos: Bach, Liszt, Chopin, Prokofiev, Granados, Albéniz... cada uno tiene su particular forma de expresión.
¿Le gustaría centrarse en el futuro en esa faceta de concertista?
Es lo que más me gustaría. Como te decía, la musicalidad es el factor clave para un intérprete, esa capacidad para percibir la obra, reflejar el carácter del compositor y transmitir emociones debe ser la principal cualidad del concertista.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD