La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Del 7 al 17, ¿hay que cambiar las fechas de la Feria?

A.M. - domingo, 7 de septiembre de 2014
Imagen de archivo del Paseo de la Feria, abarrotado de visitantes durante un sábado de Feria. - Foto: Rubén Serrallé
Los empresarios calculan que los sectores vinculados con los festejos patronales perderán este año un 30% de facturación, mientras que hosteleros, comerciantes y vecinos ven con buenos ojos que el certamen siempre tenga dos fines de semana

No hay nada mejor que llegue un año con un solo fin de semana en la Feria de Albacete para que se rescate, recupere y retome la añeja reivindicación empresarial de cambiar las fechas de estos festejos para que siempre, pase lo que pase, se celebre durante dos fines de semana, siempre respetando el día 8 como festivo. Ya en el año 2010, acabando la Feria en viernes pero prorrogándola hasta el domingo 19, la ahora desaparecida Cámara de Comercio proponía eliminar las fechas fijas del calendario ferial y establecerlas cada año en función de los dos primeros fines de semana de septiembre, siempre respetando la festividad de la Virgen de los Llanos y la duración de 10 días y 11 noches que tiene la Feria albaceteña.
La reivindicación empresarial ha estado en suspenso estos años atrás, al coincidir esos dos fines de semana entre el 7 y el 17 de septiembre, circunstancia que no concurre en esta nueva edición de 2014 y que seguirá sin darse en 2015, años en los que la Feria sólo tendrá un fin de semana.
La controversia viene dada por el hecho de que viernes, sábado y domingo son las jornadas que mayor número de visitantes recibe esta ciudad, como lo demuestra el hecho de que la ocupación hotelera esté al cien por cien el fin de semana del 13 y 14 de septiembre, y baje hasta el 60% el resto de días festivos.

Confederación de Empresarios
El presidente de la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), Artemio Pérez, calcula que los sectores que se dedican al negocio ferial perderán este año entre un 25 y un 30% de su facturación, con respecto a las ediciones en las que ha habido dos fines de semana. «Estimamos que este año no se van a superar los 60 millones de euros de volumen de negocio frente a los cien que consideramos se podrían facturar de tener dos fines de semana».
Otro sector que saldría muy beneficiado si la Feria septembrina se celebrase desde un viernes hasta el lunes de la semana siguiente -por aquello de respetar las once noches de celebración que tienen estas fiestas- sería el industrial, pues las empresas perderían menos horas laborales ya que sus trabajadores descansarían cinco días. Si tenemos como referente la Feria de este año, el sector dejará de producir del lunes 8 al viernes 12 y del lunes 15 al miércoles 17, es decir, ocho días en total. A ello hay que añadir el retraso que sufre esta capital respecto al resto de provincias de España, cuya actividad industrial y empresarial comienza el 1 de septiembre y no el 18 como ocurre en esta ciudad.
Si se hubiera aprobado la modificación para esta edición de 2014 -por poner un ejemplo claro-, la Feria hubiera empezado el pasado viernes, 5 de septiembre, y finalizado el lunes 15.
«Ahora que no estamos para perder horas de trabajo y producción, es el momento adecuado para abordar este cambio; otras ciudades lo han hecho y no ha pasado nada», defiende el presidente de la patronal, quien sugiere revisar quién y cómo se decidió fijar del 7 al 17 de septiembre la Feria albaceteña y con qué consenso contó.
A su juicio, el acuerdo de celebrar los festejos patronales en fechas cerradas no fue democrático, no contó con la opinión del pueblo y, con toda seguridad, intervino la Iglesia y el gobierno de turno, pero «sin consultar a la ciudadanía».
Por eso, Artemio Pérez propone la convocatoria de una consulta popular para que toda la sociedad albaceteña pueda opinar respecto a este cambio, en el que se respetaría el día 8 como festividad de la patrona, la Virgen de los Llanos.
No obstante, es consciente de que este cambio «es difícil» pero sólo requiere de una Corporación «valiente y sin miedo» que no tema perder votos por esta modificación y sea «racional y sensata» porque esta propuesta sólo traería «prosperidad y riqueza a nuestra tierra».

Asociación de Hostelería y Turismo
De la misma opinión es la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Albacete (Apeht). Su presidente Juan Sánchez recuerda que «todos los años» reivindican que la Feria siempre se celebre en dos fines de semana, una postura que, según Sánchez, apoyan los empresarios de los polígonos, todos los hosteleros de la ciudad y hasta los distribuidores de bebidas y agroalimentarias. A su juicio, la idea no es «descabellada ni disparatada», siempre y cuando se respete y se deje dentro del calendario ferial el 8 de septiembre como festivo. «Lo suyo es que la Feria empezara el primer viernes del mes de septiembre y acabara el domingo de la semana siguiente; así muchas fiestas locales del resto del país, porque es lo más lógico».
Máxime si se tiene en cuenta, tal y como recuerda el presidente de los hosteleros, que todos los gobiernos municipales presumen, tras la clausura ferial, de que más de 500.000 personas pasan un solo fin de semana por esta ciudad. Por este motivo, «habría que aprovechar esta circunstancia y favorecer la llegada de visitantes porque eso crea riqueza y prosperidad a una ciudad». Pone como ejemplo el hecho de que este año la ocupación hotelera esté al cien por cien el fin de semana, mientras que el resto de la semana baja al 60%.
Para Juan Sánchez, este es «un paso valiente que tienen que dar nuestros políticos» porque «para subirnos los impuestos no nos consultan». Además, pone sobre la mesa el hecho de que las fechas del 7 al 17 de septiembre no tengan tradición histórica pues cierto es que, en muchas ediciones, este calendario se ha cambiado en función de las necesidades o peticiones de la ciudad.
Concretamente, en sesión de 25 de septiembre de 1901 y a petición de vecinos y comerciantes, el Ayuntamiento acordó celebrar la Feria del 7 al 20 de septiembre, dando así carácter oficial a la prórroga de cuatro o cinco días que desde varios años venía concediéndose.
Muchas décadas después, en 2009, era la Asociación de Industriales Feriantes proponían que la Feria siempre empezara jueves o viernes antes de la festividad de la patrona y culminase diez días después.
En 2010, siendo alcaldesa Carmen Oliver, la Feria se prolongó dos días para que ocupara dos fines de semana, pues la clausura -17 de septiembre- coincidía en viernes. Al año siguiente, con Carmen Bayod al frente de la Alcaldía, también se dejó abierta hasta el domingo 18 de septiembre, aunque la Puerta de Hierros se cerró oficialmente a las 12 de la noche del sábado.

Federación de Comerciantes
Desde la Federación de Comerciantes de Albacete, Leopoldo Salvador Cifuentes entiende que el sector debe ser «solidario» con lo que diga la mayoría. Ahora bien, reclama que los establecimientos comerciales no se vean obligado a cerrar los sábados por la tarde en los que se celebre la Feria, tal y como en la actualidad viene reflejado en el convenio colectivo del sector.
Leopoldo Salvador Cifuentes apoya también la idea de los dos fines de semana pero siempre y cuando que haya «negocio para todos» y que los turistas «puedan venir a Albacete y comprar en su comercio un sábado por la tarde».

Equipo de gobierno municipal
Visto lo visto, ¿cuál es la postura oficial del equipo de gobierno de Bayod? El que responde es el concejal de Festejos, Manuel Serrano, quien para empezar considera que el cambio de fechas de la Feria no es «una cuestión política», sino que se trata de «conciliar posturas y escuchar a todos los implicados en los festejos». Admite que estas fiestas suponen una importante inyección económica para la ciudad y que la Feria es la principal fuente generadora de riqueza para todos los sectores. Sin embargo, entiende que una decisión así no se puede tomar a la ligera sin contar con el suficiente consenso tanto en la Corporación municipal como en el tejido asociativo y empresarial de toda la ciudad: «Sin lugar a dudas -apunta Serrano- hay que consultar a los ciudadanos, oír a las asociaciones de vecinos, culturales, a las peñas, a los empresarios y a todos los ciudadanos porque la Feria es de todos y hay que hacer lo que ellos quieran».
Insiste Serrano que el gobierno municipal no puede tomar esta decisión «de espaldas a los ciudadanos» porque la Feria «es una fiesta muy nuestra, de todos los albaceteños y el cambio de sus fechas sólo puede adoptarse de una manera participada, consensuada y siempre de la mano de la ciudadanía».

Federación de Vecinos
Para el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, José Reina, si la Feria se celebrase en dos fines de semana la ciudad saldría «beneficiada», opinando que la clave en este debate está en que «nadie salga perjudicado».
Como la propuesta oficial no se ha lanzado a la FAVA, su presidente muestra su opinión personal: «Aquello que pueda permitir mejorar y crear riqueza vale la pena intentarlo, máxime si desde el punto de vista  del rigor histórico no hay datos que avalen la antigüedad de las fechas fijas de la Feria. Yo no veo inconveniente alguno para sentarse a hablar de esto».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD