La Tribuna de Albacete
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

La cantera de Semana Santa

V.M. - lunes, 7 de marzo de 2016
La Cofradía albacetense, que preside Edilberto Zamora, está constituida en su mayoría por pequeños nazarenos y es la que participa activamente en la procesión infantil 'Dejad que los niños se acerquen a Mí' del Lunes Santo

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas es la de más reciente creación dentro de la Semana Santa albactense junto con la del Cristo de la Sangre. Nacía en 2013 y procesionó por primera vez en el desfile infantil de Lunes Santo de 2014.
Tal y como desvela su presidente, Edilberto Zamora Gabaldón, desde sus inicios su vocación está claramente orientada hacia los cofrades más jóvenes, siendo la mayoría de los mismos niños, justo al contrario que el resto de cofradías, donde la edad media se aproxima a los 40 años. Por este motivo se decidió que la primera procesión en la que participaría, y la que tiene un sentimiento más especial, sería la de Dejad que los niños se acerquen a Mí que se desarrolla en la tarde del Lunes Santo entre la parroquia de Las Angustias y el Asilo de San Antón, siendo la que ha registrado un mayor crecimiento, tanto en participantes como en espectadores, de la Semana de Pasión local; no obstante la Cofradía también participa en la procesión del Sábado de Pasión y en la del Domingo de Resurrección. «Creo que esta procesión -apunta Zamora- es la que actualmente aporta una mayor singularidad a la Semana Santa de Albacete y podría decirse que aquí está la cantera de futuros cofrades del ciclo pasional, no en vano participan alrededor de 1.000 pequeños».
En la actualidad el número de cofrades censados supera ligeramente los 150, siendo otra característica definitoria de la Cofradía su orientación social, ya que desarrollan al menos una actividad de convivencia mensual entre sus cofrades, enfocada sobre todo a la realización de actividades familiares y, especialmente dirigida a los más pequeños.
Zamora desvela a La Tribuna de Albacete que la talla titular del Cristo Coronado de Espinas, de pequeñas proporciones, fue realizada por el joven imaginero sevillano Adrián Lema, aunque en el futuro se plantean encargar una imagen de mayores dimensiones, «eso sí, sin hipotecarnos», apunta.
Natural de Cuenca, Edilberto Zamora se declara un apasionado de la Semana Santa y desde muy pequeña llevaba a su hija a las procesiones. Es por ello que, una vez afincado en nuestra capital, comentó la idea de fundar una cofradía junto a otro padres en la misma puerta del centro escolar.
Preguntado por el ansiado objetivo de conseguir la declaración de Interés Turístico Nacional para nuestra Semana Santa, el presidente de la Cofradías del Cristo de la Coronación de Espinas cree que «existe una gran unanimidad en torno a eso objetivo» y  que se está avanzando mucho «en la seriedad y en cuidar los pequeños detalles», por ejemplo no  ve oportuno que con el profundo simbolismo que encierra la Procesión del Entierro se regalen caramelos a los niños durante el transcurso de la misma. En ese sentido, considera que es básico «inculcar desde pequeños unos hábitos básicos de uniformidad, solemnidad y respeto, porque si nosotros transmitimos eso a la gente que asiste como espectadora, se valorará como es debido».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Albacete se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD