scorecardresearch

«Albacete es un cáncer que le salió a Chinchilla»

Antonio Díaz
-

La Biblioteca Pública del Estado en Albacete acogió ayer la presentación de Historia de Chinchilla. Del siglo X al XX, de Aurelio Pretel Marín, que estuvo acompañado en el acto por el escritor Arturo Tendero

Aurelio Pretel. - Foto: Rubén Serrallé

La Biblioteca Pública del Estado en Albacete acogió ayer la presentación de Historia de Chinchilla. Del siglo X al XX, de Aurelio Pretel Marín, que estuvo acompañado en el acto por el escritor Arturo Tendero. El autor comentó a La Tribuna de Albacete algunas singularidades de esta obra.  

¿Cómo surgió el proyecto?

Historia de Chinchilla surgió de una iniciativa de Librería Popular, de Ángel Collado, un empresario, que al contrario que otros, está al servicio público, creando cultura en Albacete desde hace muchísimos años. A raíz del libro que se publicó en 2020 de la Historia de Albacete, que hicimos entre varios y tuvo bastante aceptación, me dijo que si se podría hacer algo parecido con Chinchilla, una historia general de Chinchilla muy resumida y le dije que no, directamente, porque la Edad Moderna y Contemporánea estaban casi sin tocar.  Le comenté a Ángel que, como mucho, podría hacer una historia medieval y moderna, hasta el Renacimiento, resumiendo los libros que ya tenía escritos. Claro, cuando me puse, me di cuenta que había filón, el problema lo tenía con la documentación, pero eso era salvable, me metí en el Archivo de Albacete y tiré de ese filón que encontré, aunque no lo he aprovechado todo, pero he sacado lo suficiente para hacer una aproximación a la historia de Chinchilla. 

¿Qué le llamó la atención?

Me he encontrado, por ejemplo, un siglo XIX apasionante, con el que no contaba y que está muy bien documentado en el Archivo de Albacete.  

Pero siguió hasta el siglo XX.

Sí, hasta el año 2000, prácticamente, lo que ocurre es que he tenido que resumir muchísimo la parte que ya tenía escrita, en unas 120 páginas. Prácticamente 300 páginas son, no digo novedad, porque hay muchas cosas publicadas, con citas al autor de donde lo he sacado, pero la mayor parte del libro, es algo inédito. 

Indica, en todo caso, que es una aproximación a esa historia.

Bueno, creo que todos los libros de Historia son aproximaciones. No conozco ninguno que sea la verdad absoluta, porque depende de la documentación que encuentres y de los nuevos enfoques que van saliendo. Este libro es muy mejorable, lo que ocurre es que, me parece que, de momento vale con lo que he conseguido. 

¿Qué le llamó la atención de ese siglo XIX?

Se ve la historia a ras de pueblo, con nombres y apellidos, que es como no se suele ver la historia, porque siempre nos fijamos en las grandes figuras de la historia de España, pero eso tiene su correlato en los pueblos, donde se ve esa versión menos heroica, pero más realista. Puedo decir que he aprendido más historia de España haciendo este libro que en 40 años enseñándola en el instituto.  

¿Cómo es el siglo XX?

Bueno, Chinchilla entra en decadencia en el siglo XV y ya es imparable, en gran parte por culpa de las oligarquías chinchillanas, que no han permitido que viva, prácticamente nadie. Ya en el siglo XIX la decadencia es más imparable todavía y en el XX a eso se une la Guerra Civil, que en Chinchilla no fue demasiado desastrosa y sobre, todo, el franquismo y una etapa de cierta atonía, entra 1950 y 1990, cuando Chinchilla pierde la mitad de la población, aunque luego hay un intento de repunte a partir de la transición, del alcalde García de la Encarnación y hay iniciativas destinadas a revitalizar la cultura y el arte de Chinchilla como motor de cambio y quiere levantarse, el problema es que estaba tan postrada que es muy difícil. En los años 90 y ya en el siglo XXI, como en todos los pueblos de España y el mismo Albacete, hubo una utopía imposible, que parecía que Chinchilla iba a triplicar su población, que desde la perspectiva de aquellos años, no es ningún disparate, pero luego, llegó la crisis y se acabó todo. Aunque gracias a eso, hoy Chinchilla tiene un nivel de servicios que es superior al que necesitaría su población. Chinchilla está en buenas condiciones para aprovechar la siguiente ola de prosperidad. 

¿Tiene que ver con esa decadencia Albacete, la capital?

Según las autoridades de Chinchilla históricas, Albacete es la hijastra y la que siempre ha chupado la sangre a Chinchilla. En el prólogo lo digo muy claro, Albacete es un cáncer que le salió a Chinchilla en el siglo XIV y que al final, prácticamente la ha suplantado y arrollado. Vivir tan cerca de una ciudad progresiva como Albacete, una ciudad decadente como Chinchilla, inevitablemente contribuye a la decadencia de Chinchilla. Ya desde el siglo XIV, hasta el XX incluido, ha habido siempre un cierto recelo por parte de Chinchilla y viceversa. Albacete ha contribuido en gran parte a la decadencia de Chinchilla, empezando por que le quitó la capitalidad, siguiendo porque le quitó el regimiento, y ya en el XIX, Albacete tiene tres veces más población y mucha más facilidad para la vida moderna.  

¿Algún aspecto le llamó particularmente la atención?

Aunque era más o menos conocido, llama la atención la época de la República y la Guerra Civil en Chinchilla, que presenta una moderación  extraña. Fueron ambas una locura absoluta, sin embargo, en Chinchilla, durante la República, no hubo prácticamente violencia y cuando llega la Guerra Civil, mucha menos que en otros sitios.