scorecardresearch

Cristina López Schlichting habló del sentido de la pasión

Antonio Díaz
-

El Teatro Circo acogió el pregón a cargo de la periodista de la 'Cadena COPE', que dio las gracias por la invitación, «que me ha permitido regresar a esta tierra que considero mía»

Cristina López Schlichting, centro, acompañada por el obispo y el alcalde de Albacete. - Foto: Rubén Serrallé

La Junta de Cofradías y Hermandades celebró el pregón de la Semana Santa de Albacete en el Teatro Circo, presidido por una imagen de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto, a cargo de la periodista Cristina López Schlichting, en un acto presentado por María García y que contó con la participación del grupo Symbolum, ad fidem per artem, el cuarteto Agnus Dei y la  Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto.

El alcalde de Albacete, Emilio Sáez, advirtió que, «la Semana Santa nunca se ha ido y ya esperamos su regreso a las calles y places, en una celebración que tiene mucho de cultura y tradición».  

El presidente de la Junta de Cofradías, Antonio Martín, y agradeció el apoyo institucional, así como de todos los que hacen posible la Semana Santa e invitó a todos a «sumar y crecer y así haremos grandes cosas».

La protagonista del acto fue sin duda Cristina López Schlichting, a quien presentó el periodista y compañero Miguel Yeste. En ese pregón, la responsable de Fin de Semana, en la Cadena COPE, comenzó agradeciendo la invitación «que me ha permitido regresar a esta tierra que también considero mía».

Destacó que ahora «soy una rendida admiradora de la Semana Santa española, un fruto admirable del Concilio de Trento». Como la periodista advirtió «con humildad he decidido que nada puedo aportar sobre la historia, los usos, los rasgos de la Semana Santa de Albacete, y me dedico a aprender» pero, de otro lado, sí decidió decantarse por otro tipo de pregón, en unas circunstancias tan especiales por la pandemia, así que habló sobre la experiencia del dolor, también algo personal y cercano, y destacó que «mi única esperanza en los dos últimos meses era que este nexo con Dios y con la Virgen al que me abandonaba hiciese fecundo aquel dolor». Recordó que Cristo eligió el dolor y contó al auditorio del Teatro Circo distintos pasajes de la Biblia, para llegar al dolor como centro de la Semana Santa y no olvidó cuánto sufrimiento hay, «la pandemia, la guerra de Ucrania. El holocausto, seis millones de judíos masacrados. La guerra de Camboya, nueve millones de muertos. La segunda guerra mundial...». En ese camino destacó los significados y llegó a la Semana Santa y a la importancia de la Pasión de Cristo, que «deviene del significado sorprendente que los cristianos reconocieron en ella».  Apuntó que «por eso, si conectamos nuestro sufrimiento con el suyo, no sólo nos redimimos, sino que participamos de la salvación del mundo. Éste es el significado del dolor y el sufrimiento». Terminó preguntando sobre el misterio de la pasión, «que todo sea para gloria suya», dijo.

Con unas palabras del obispo, Ángel Fernández y la música de la banda de cornetas y tambores finalizó el acto.