scorecardresearch

«'Locos', como 'Locas' tiene verdad absoluta»

Antonio Díaz
-

José Pascual Abellán estrena hoy, a las 20 horas, en la Casa de Cultura José Saramago, Locos, con Nacho Hevia y Richard García Vázquez, con dirección de Eva Egido Leiva. El autor comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de esta versión

José Pascual Abellán. - Foto: José Miguel Esparcia

José Pascual Abellán estrena hoy, a las 20 horas, en la Casa de Cultura José Saramago, Locos, con Nacho Hevia y Richard García Vázquez,  con dirección de Eva Egido Leiva. El autor comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de esta versión, a beneficio de la Asociación Lassus.

¿Por qué hacer una versión masculina de una de sus obras de más éxito?

Querer hacer Locos no responde a la necesidad de reivindicar absolutamente nada, no hay ningún componente de diferenciación de géneros. Simplemente responde a lo que considero que es una realidad, mostrar que el síndrome depresivo y ese tambaleo psíquico y emocional, también ocurre en el género masculino y casi nunca lo retratamos. No reivindico nada,  lo único que se hace es desmitificar, porque cada vez que hablamos de depresión a nivel artístico, lo solemos asociar con el género femenino y era interesante contarlo desde el punto de vista masculino, como un experimento. 

¿Con la misma historia?

Así es, todo lo que le pasaba a esas dos mujeres en la antesala de la consulta de un psiquiatra, le pasa a dos hombres. La madurez de 10 obras y 12 años de teatro, me ha llevado a cuestionarme si realmente los personajes tienen género. Por qué un autor escribe un personaje que es hombre o mujer y me parecía muy importante contarlo a nivel personaje. La misma naturaleza, con las mismas características, por qué escribimos como hombre o mujer y la mejor solución me parecía cambiar el género de los personajes y visibilizar algo que no creo que está muy visto. Doce años después de empezar en el teatro, me decidí a crear Locos.  

¿Hay algún cambio en ese texto?

Solo lo gramatical y teatral porque en Locos contamos exactamente la misma historia. Solo cambia alguna pequeña escena que consideraba que, con los años, había que cambiar. Lo mismo que le pasaba a esas dos mujeres, les pasa a los hombres.  

¿Se siente satisfechos con esta pieza?

Pues me siento muy satisfecho. No soy yo el director porque me parecía necesario e interesante que si Locas, protagonizada por dos mujeres, la dirigía yo; Locos, protagonizada por dos hombres, lo dirigiese una mujer y Eva Egido Leiva es excepcional, se encargó de la dirección. Lo que he visto es que cambia de alguna manera, soy defensor absoluto de la igualdad, pero sí que siento que es diferente, porque no estamos acostumbrados, suena muy diferente a Locas precisamente por eso. No solemos ver a ver un personaje masculino desnudando su alma de esta manera, hablando de sus hijos y su mujer. Creo que el público se va a sorprender mucho.  

¿Qué tiene de especial Locas que tantos éxitos le da en países tan diferentes?

He escrito nueve obras después, alguna mucho mejor trabajada, me atrevería a decir que mejores, pero Locas, para empezar, me ha cambiado la vida, no puedo evitar decirlo y yo también me pregunto qué tiene. Se  estrenó hace unos meses en Argentina, ahora en Nueva York y también en Miami y hay 35 versiones, incluso se ha estudiado en la Universidad  de Interpretación y en la de Psicología. Realmente creo que Locos, como Locas, tiene verdad absoluta,  que supone para un autor escribir desde lo más profundo de tu corazón, sin tapujos. Me considero Martirio, Gregoria o ahora Feliciano o Gregorio, porque de alguna manera, sin artificios, trasciende de lo teatral y coloca al espectador frente a un espejo muy claro. Creo que eso es lo que tiene, realidad y sencillez, algo que nos puede pasar a cualquiera. El componente emocional es la espina dorsal que marca nuestras vidas, incluso más allá del amor o la familia.  

¿Cuántas obras tiene en cartel en estos momentos?

Serán cuatro o cinco obras. Ahora mismo, además de Locos, siguen girando varias versiones de Locas, pero el año pasado estrené Versus, que está en cartel y seguimos a tope  con Ni con tres vidas que tuviera y antes de que acabe el año se estrena Dos familias. También está pendiente el estreno de La tía Tula, en la que saldré un poco de ese teatro de pequeño, mediano formato y será la primera versión teatral de la novela de Unamuno, que tuvo una versión cinematográfica.