scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


El delito de sedición envenena el acuerdo sobre el CGPJ

28/10/2022

Corre el rumor de que el PP ha roto las negociaciones con el gobierno para expresar su rechazo a la probable rebaja de las condenas por el delito de sedición. Corre el rumor, que no confirman PP ni Moncloa pero tampoco lo niegan, lo que hace pensar que puede ser cierto.

Había acuerdo, estaba prácticamente cerrado. Nombres para el Consejo General del Poder Judicial sin los incómodos Rosell y Prada que exigía Podemos, y también con el pacto de que los miembros del Tribunal Constitucional considerados "conservadores" aceptarían votar a Cándido Conde Pumpido como nuevo presidente del TC.

Se equivoca Feijóo si efectivamente es esa la situación, pierde la gran oportunidad de presentarse ante sus detractores socialistas como un hombre capaz de llegar a un gran acuerdo de Estado. Se equivoca en su excesiva preocupación por la reacción del ala más derechista de su partido y también hacia los analistas que, desde medios afines, le exigen tomar posiciones drásticas ante el gobierno de Sánchez.

Todo político sabe que a veces es necesario dejar de lado posturas inamovibles incluso ante un gobernante tan detestable como Pedro Sánchez, un hombre sin palabra, que gobierna al son que le marcan dirigentes que no quieren a España y que cede en lo que nunca puede ceder un gobierno democrático.

Cambiar el Código Penal para contentar a ERC y a quienes no se arrepienten de haber cometido ese delito, es miserable. Pero acertó González Pons al mantener la negociación que estaba manteniendo con Bolaños -se supone con el respaldo de Feijóo- y desvincularla de la polémica sobre la sedición; se podía perfectamente acordar la renovación de CGPJ y TC arremetiendo por tierra mar y aire contra la exigencia de los independentistas. Pero al parecer no ha sido así y alguien convenció a Feijóo de que no convenía provocar al ala más radical del partido y a los "influencers" mediáticos.

Para mayor escarnio, esta decisión del PP colocaría también en una difícil situación a Feijóo ante Bruselas, que lleva tiempo diciendo que es de máxima urgencia para España llegar a un acuerdo para garantizar la despolitización de la justicia. Entre los puntos pactados estaba que en un plazo fijado se iniciarían los trámites para abordar una nueva fórmula de elección de los miembros del CGPJ.

El PP de Feijóo, si se confirma la rumorología, habría perdido una gran oportunidad para romper la estrategia de Moncloa de presentarlo como un partido incapaz de flexibilizar posiciones para aceptar políticas de Estado indispensables para la convivencia y para la buena marcha del país. Daría argumentos a quienes, sin razón, acusan a Feijóo de creer que con el prestigio de haber sido un buen presidente regional ya tiene recorrido suficiente para convertirse en un buen presidente nacional.

Feijóo le puede dar a Pedro Sánchez una baza para hacer posible que gane nuevamente unas elecciones. Tendría que esforzarse mucho los próximos meses para corregir este error.