Un tercio de los autónomos con empleados reducirá plantilla

L.G.E.
-

El barómetro de ATA revela que el 70% no prevé que vaya a hacer ningún contrato nuevo y casi la mitad augura para su negocio un peor año que el anterior

Un tercio de los autónomos con empleados reducirá plantilla - Foto: Yolanda Lancha

Los autónomos en Castilla-La Mancha dan empleo para alrededor de 45.000 trabajadores asalariados. Es la estimación que hace la Asociación de Trabajadores Autónomos ATA. Según la encuesta que han realizado en su barómetro anual, no parece que esa cifra vaya a aumentar a lo largo de este año. Casi un tercio de ellos, un 30,7% avisa de que tendrá que prescindir de algún trabajador en los próximos meses y un 31,6% no lo tiene claro y por eso marca el ‘no sabe no contesta’. Solo un 38% está seguro de que no tendrá que reducir su plantilla.  
Pero además esas perspectivas no se van a compensar con nuevos contratos. Solo uno de cada diez prevé fichar a algún trabajador en 2020, mientras que siete de cada diez tiene claro que no va a contratar a nadie. Este dato enlaza con lo que fue pasando en 2019, pues un 35,68% de los autónomos encuestados señala que contrató a algún trabajador, mientras que un 64,32% no lo hizo.
El secretario general de ATA en la región y portavoz, José Luis Perea, reconoce que las respuestas sobre las perspectivas de contratación es «un dato que sí nos ha sorprendido respecto a barómetros anteriores». Por ejemplo, a nivel nacional los autonómos que piensan contratar en 2020 también se quedan en un 10%, como en Castilla-La Mancha, pero es que hace un año esta respuesta la daba casi un 30%. Hay que recordar que en la región el porcentaje de autonómos que tienen empleados a sus cargos no llega a la mitad, en concreto son un 47,15%.

El 64%, en contra de la subida del salario mínimo
Aquí entra en juego la subida del salario mínimo, o mejor dicho las dos subidas seguidas. Perea comentó que en dos años el incremento de coste por empleado será de 4.000 euros. «Ningún negocio tiene rendimientos para este tipo de subidas», comentó, «nunca nos hemos opuesto, pero salvo Lituania ningún país ha subido en dos años lo que ha subido en España».
Las palabras de Perea las refrendan los autónomos que han contestado al barómetro. Más de la mitad contesta que una subida del salario mínimo en 2020 les afectaría bastante o mucho, frente a un 16,7% que apunta que le afectaría algo o un 18,36% que dice que no le afectaría nada. Por eso, cuando a los autónomos se les pregunta qué les parece esta medida, el 64,35% dice que no está a favor, frente a 23,82% que lo ve bien.
Todas estas respuestas coinciden también con las perspectivas económicas que tienen los autónomos de cara al año que acaba de empezar. Casi la mitad (un 44,31%) augura que le irá peor a su negocio que el año pasado. Un 38,45% espera que le vaya igual y solo un 11,23% estima que mejorará la situación.
De nuevo, este dato enlaza con lo que ocurrió en 2019. Más de la mitad asegura que le fue peor que en años anteriores (un 53,59%). Un 34,14% contestó que le fue igual y solo a un 8,15% le fue mejor.
Preocupación por comercio, hostelería y campo

La situación va por barrios. Perea reconoció que en ATA están muy preocupados por el comercio, la hostelería y la agricultura. Apuntó que en los dos últimos casos son dos sectores a los que afecta mucho la subida del salario mínimo interprofesional y de ahí explica que las organizaciones agrarias ya estén mostrando sus quejas.
En cuanto al comercio, indica que uno de cada cuatro autónomos en Castilla-La Mancha es comerciante. En este caso concreto la preocupación viene por el cambio de hábitos de consumo de una sociedad «que compra desde el sofá de su casa». Y no solo le preocupa el autónomo en sí, sino el efecto que produce que una tienda cierre en un pueblo para la lucha contra la despoblación.
En el lado opuesto, Perea se mostró optimista con las expectativas de sectores vinculados a las nuevas tecnologías, el entrentenimiento o las actividades administrativas. «Vemos que se están manteniendo o incrementando», apuntó.