scorecardresearch

Las impurezas de la mascarilla

Ana Martínez
-

Aumenta en un 50% la demanda de tratamientos faciales tras la retirada del cubrebocas, cuyo uso continuado provocó erupciones e impurezas en la piel que ahora muchas personas quieren eliminar

Alicia González, en su centro de estética, realiza un tratamiento facial. - Foto: A. G.

Con la retirada de la mascarilla en los espacios al aire libre empezó a aumentar la demanda de tratamientos faciales en los centros de estética de Albacete. Pero el boom de clientela ya llegado con la no obligación de llevarla en el interior, dispensa que ha coincidido con la llegada de la primavera y el incremento de eventos sociales como bodas y comuniones.

Alicia González es la propietaria del centro de estética Aura de la capital y asociada de FEDA. Calcula que la demanda para realizar tratamientos faciales ha aumentado un 50% desde que la utilización del cubrebocas no es obligatoria en el interior. La llamada de clientes reservando hora para someterme a una limpieza facial con la que corregir esas erupciones e impurezas en la piel que emergieron durante los dos últimos años ha originado que, en el caso de Alicia González, haya tenido que priorizar los tratamientos faciales y corporales ante otras intervenciones como manicuras y depilación láser.

«Las preferencias de las clientas han cambiado y han aumentado desde febrero al día de hoy», corrobora esta esteticista albacetense, que asegura que mientras la ciudadanía ha llevado la mascarilla, los tratamientos contra los granos, poros y puntos negros que originaba este artículo pasaron a un segundo plano, dado que «como llevábamos la mascarilla, la gente se sentía más segura y optaba por realizarse tratamientos en el contorno de ojos y en las líneas de expresión».

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)

ARCHIVADO EN: Albacete, Estética