scorecardresearch

El 1º de Mayo ya habló de la jornada laboral de 32 horas

Ana Martínez
-

Los sindicatos hicieron un llamamiento «contundente» a la patronal para que negocie subidas salariales pues, de lo contrario, habrá movilizaciones en la calle

Pancarta a la cabeza de la manifestación del Primero de Mayo de ayer domingo. - Foto: CCOO

Contención de precios, subida generalizada de los salarios para no perder poder adquisitivo, más políticas sociales a favor de las personas más vulnerables y herramientas eficaces que avancen en la consecución de la igualdad real entre mujeres y hombres. Estas fueron en síntesis las principales reivindicaciones que los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, pasearon ayer por las calles de Albacete, en una jornada festiva para celebrar el Día de los Trabajadores, en la que ya sonó con mayor fuerza la jornada laboral de 32 horas semanales, una demanda sindical que empezará a plantearse en las mesas negociadoras de cara al año 2023.

Tras dos años suspendida por la pandemia y ya sin restricciones, la tradicional manifestación del Primero de Mayo recuperó su formato original, aunque con un nuevo recorrido -motivado por las obras del centro- y un concierto final en la explanada del Recinto Ferial.

La marcha, que contó con la participación de cerca de 1.500 personas, según cifras de la organización, estuvo liderada por la secretaria provincial de Comisiones Obreras, Carmen Juste, y el secretario provincial de la UGT, Javier González, que mandaron un mensaje «contundente» a la patronal: «Si no sube los salarios, si no sale de su cerrazón, va a haber conflictividad social», dijo textualmente la dirigente provincial de CCOO, que pidió a los empresarios que «no se pongan de perfil», les recordó que han recibido ayudas públicas durante la pandemia y, por tanto, consideró que ahora «les toca responder a los trabajadores subiendo los salarios y estableciendo cláusulas de revisión salarial en los convenios».

Momentos previos a sujetar la pancarta principal de la marcha que rezaba 1º de Mayo. La solución: subir salarios, contener precios, más igualdad, Carmen Juste recordó que cara al inicio de la negociación colectiva de 2023, habrá que sentarse a regular los derechos de 23.000 trabajadores de la provincia que se verán afectados «y no sería justo que no se les devolviera el esfuerzo que han realizado durante la pandemia en forma de salarios y empleo digno».

Juste, que al Gobierno de Sánchez le reclamó también más medidas para proteger a las personas en situación de vulnerabilidad, no se olvidó de la derecha, a quien se dirigió para decirle que una bajada de impuestos «no es la receta», pues conlleva recortes en servicios públicos y menor inversión, ni tampoco de la ultraderecha: «Los mensajes populistas, de odio y de miedo no nos van a parar; la clase trabajadora queremos progreso, democracia, igualdad y no queremos involución».

En la manifestación, que se desarrolló sin incidentes, se gritaron consignas como Arriba las banderas de la clase obrera, Menos excusas patronales y más subidas salariales y se han portado pancartas con lemas como Cuidar el empleo para cuidarnos, Por unos servicios públicos de calidad o Sus beneficios, nuestra miseria.

El secretario general de la UGT de Albacete, Javier González, se refirió también a la necesidad de subir las retribuciones salariales ante un IPC desbocado y consideró que al igual que los empresarios están pidiendo cláusulas de revisión en los contratos, «los trabajadores necesitamos precisamente las mismas cláusulas de revisión salarial en los convenios a negociar».

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)