scorecardresearch
Alejandro Ruiz

EL REPLICANTE

Alejandro Ruiz


«El descuido de España lloro»

09/12/2021

Como aparezco aquí los jueves, llevo desde el pasado martes, día de la Constitución, deseando decir esto: Feliz cumpleaños, Constitución. La libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político, la soberanía popular, la monarquía parlamentaria, la división de poderes, el sufragio universal, el Tribunal Constitucional. Conceptos, instituciones y valores impensables antes de la Constitución ratificada en referéndum de 6 de diciembre de 1978, que culminó una transición democrática que asombró al mundo y fundamentó nuestra convivencia y desarrollo en un Estado Social y Democrático de Derecho.
No nos descuidemos. Mucho antes, sin cuajar, el Estatuto de Bayona de 1808, que proclamaba a España el jardín privado de los Bonaparte; la  Constitución de 1812, que introduce por primera vez el concepto de la división de poderes; el Estatuto Real de 1834; la Constitución de 1837, que introduce el sufragio directo; la Constitución de 1845; la de 1869; la de 1873, republicana y federalista, hasta que Pavía la eliminó de un mamporro; la Constitución de 1876, que rigió hasta 1931; y la Constitución Republicana de 1931.
Felicidades, Constitución. Pese a quienes te odian de pe a pa, te maltratan y te usan de papel higiénico. Pese a los corruptos perversos del sistema, pese a los controladores del pensamiento, pese a las deslealtades del nacionalismo periférico de opereta, pese al caos de la boñiga autonómica, los muertos de ETA, la nula democracia interna de los partidos, la realidad del mandato imperativo, la sumisión al poder de los sindicatos, el control de los medios de comunicación, el derroche, la persistente crisis económica, los millones de parados y la baja calidad de la educación. Felicidades, Constitución, porque a pesar de todo nos aportas el marco jurídico que garantiza nuestra convivencia. Gracias a ti, Constitución, los españoles llevamos 43 años buscando la verdad. Sócrates creía en el poder de atracción de la verdad, en la necesidad de fundamentar nuestra vida y nuestras acciones a través de la búsqueda de la verdad; labor social imprescindible en toda democracia que se precie, frente a los intereses particulares de los eternos cultivadores de cicuta.
No nos descuidemos. «El descuido de España lloro, porque el descuido de España me duele», como escribió Benito Jerónimo Feijoo. Pese a todo, seguimos contando contigo, Constitución, para afrontar los retos presentes sobre la identidad de España, el secesionismo territorial, la libertad controlada, el totalitarismo, la polarización de la sociedad, la globalización, la revolución tecnológica, la pérdida de la virtud pública y el desprecio por la cultura.
En el cumpleaños del pasado martes se plasma la reconstrucción retrospectiva de la aventura democrática en la historia reciente. La conciencia que traza el itinerario del aprendizaje vivido. El poder deletéreo del tiempo que hace que apreciemos cada minuto vivido en libertad, cada instante recobrado. Eres una mirada al futuro impensable. Feliz cumpleaños, Constitución.