scorecardresearch

El pacto de las togas

G. Fernández (SPC)
-

Después de casi tres años y medio parada, la renovación del Consejo General del Poder Judicial encuentra con la llegada de Núñez Feijóo una vía al entendimiento con el Gobierno de Sánchez

El pacto de las togas - Foto: Javier Etxezarreta

Ruido de togas. La expresión se ha repetido mucho en los últimos años cada vez que la no renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se convertía en arma arrojadiza entre partidos y especialmente con PP y PSOE como protagonistas. El defenestrado líder de los populares, Pablo Casado, se las tuvo tiesas en más de una ocasión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por la falta de consenso para la reforma del máximo órgano de la judicatura, un proceso que lleva parado en vía muerta más de tres años.

En los últimos meses, socialistas y populares llevaron a cabo varios intentos de renovar el CGPJ. Pero siempre terminaron encallando. El mecanismo actual para elegir a los futuros miembros supuso una trinchera insalvable entre ambas formaciones. El escollo básico fue el sistema de elección de los 12 vocales procedentes del turno judicial. El PP reclamó que primero se cambie la ley, para que los jueces sean elegidos por los propios jueces, y después se proceda a la renovación. El Gobierno, por su parte, no se cierra a una posible reforma pero insiste en que antes se debe designar un CGPJ nuevo.

Sin embargo, la irrupción de Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente del PP ha abierto una posible vía al entendimiento como quedó de manifiesto en su reunión de la pasada semana con Pedro Sánchez en La Moncloa. Después de ese encuentro de casi tres horas, el propio presidente popular concedió que acordaron «retomar las conversaciones» para renovar la cúpula judicial. Incluso anunció que ese proceso se va a hacer «de forma rápida», pero no aclaró si antes del 12 de junio, como le propuso el líder del Ejecutivo.

 Feijóo, en todo caso, no se ha desmarcado de la línea marcada por la dirección anterior del partido para cambiar el método de elección de los vocales, aunque no aclaró si esa postura incluye la exigencia que siempre mantuvo Casado de que se modifique la ley para que 12 de los 20 vocales sean elegidos exclusivamente por los jueces.

 En La Moncloa parecen tenerlo claro. Han visto a un Feijóo con una mejor disposición que Casado para la renovación, pero el nuevo líder del PP -ejerció de gallego- y pidió tiempo para poder hablarlo internamente en su partido antes de decidirse a dar el paso.

El portavoz del PP en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, Luis Santamaría, mantiene que la formación popular ofrecerá al PSOE distintos pactos de Estado, entre los que habrá uno relativo a la Justicia que contemplará la renovación del Consejo General del Poder Judicial. 

No obstante, incidió en que los socialistas están «muy enrocados» con el actual sistema de designación de los vocales judiciales. «No se mueven ni un milímetro», reprochó para advertir que eso podría dificultar el acuerdo.

«Oscuro objeto de deseo»

Los portavoces de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), la Asociación Judicial Francisco de Victoria (AJFV), Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) y Foro Judicial Independiente (FJI) han reiterado sus posturas sobre la actual situación del CGPJ, de modo que las tres primeras han exigido renovar ya, mientras que la última ha abogado por cambiar antes el sistema de elección de sus miembros para evitar «un nuevo reparto» entre partidos políticos.

La presidenta de la APM, María Jesús del Barco, lamentó que el CGPJ se haya convertido en «un oscuro objeto de deseo» para los partidos políticos, pero ha dejado clara la necesidad de renovarlo inmediatamente, iniciando a la vez una reforma que fije la elección directa de los doce vocales de procedencia judicial: «Los jueces queremos elegir a esos vocales», dijo para reivindicar la autonomía en la elección.