scorecardresearch

El PP critica "el uso irresponsable de los recursos públicos"

Redacción
-

El concejal Alberto Reina afirmó que "Emilio Sáez, como buen socialista al igual que la vicepresidenta Carmen Calvo, cree que el dinero público no es de nadie"

Alberto Reina, concejal del PP.

El concejal responsable del área de hacienda y economía en el Partido Popular, Alberto Reina ha salido al paso de las declaraciones `poco afortunadas´ de la concejala del equipo de gobierno, la Señora, López Ortega "que intenta parapetarse y esconderse detrás de los funcionarios del Ayuntamiento para tapar su incompetencia, cuando los trabajadores municipales realizan diariamente una magnífica labor y son un ejemplo de responsabilidad y compromiso con el servicio público y no deben ser usados para justificar su errática gestión política durante la pandemia, una gestión marcada por la falta de dirección, el descontrol y el despilfarro". Por este motivo, "Tanto el Señor Casañ como el Señor Sáez deben asumir las responsabilidades políticas de las decisiones tomadas en relación con las compras realizadas en este periodo".

Alberto Reina ha apuntado que "son muchas las explicaciones que deben dar por estas compras, en primer lugar deben explicar quien tomó la decisión y cuáles fueron las razones que llevaron a efectuar dos compras de 50.000 y 7.000 mascarillas quirúrgicas a una empresa domiciliada en Sevilla sin experiencia alguna previa en el suministro de material sanitario en tanto que su objeto social lo constituye el comercio de combustibles, comburentes, carburantes, lubricantes y cualesquiera otros similares destinados a la automoción, la industria, el hogar, el comercio y la empresa, así como la formación, desarrollo de campus educativos y turísticos, proyectos de consultaría y asesoramiento estratégico".

Del mismo modo, ha continuado el edil popular, "deben aclarar porque las compras a esta empresa fueron precisamente las más caras de todas las realizadas por el Ayuntamiento dado que se realizaron al precio de 1,85 euros la unidad, un precio que supera en un 80% el precio medio de todas las compras realizas por el Ayuntamiento en ese periodo, superando también con creces el precio máximo pagado por los Ayuntamientos que han sido objeto de fiscalización por el Tribunal de Cuentas, de estos ayuntamientos, el de Sevilla pagó el precio más elevado por mascarilla quirúrgica, 1,15 euros/unidad, en un contrato similar al de Albacete de 50.000 unidades realizado el 15 de abril de 2020, por tanto el Ayuntamiento de Albacete pagó un sobreprecio de un 60% respecto del Ayuntamiento que pagó un precio más alto de los estudiados por el Tribunal de Cuentas".

Reina ha señalado que "comparando otras compras realizadas por estos ayuntamientos objeto de estudio en fechas muy similares a la realizada por el de Albacete también observamos como aquí se pagó un precio extremadamente elevado, así, este precio supera en más de un 300% al pagado por el Ayuntamiento de Zaragoza a 0,43 € y 0,36 el 23 de marzo y 15 de abril respectivamente o el pagado por el Ayuntamiento de Alicante a 0,45 el 24 de abril y en más de un 250% respecto del pagado por el Ayuntamiento de Málaga el 8 de abril".

A pesar del importante volumen de mascarillas adquirido, 57.000 unidades, "el Ayuntamiento fue incapaz de conseguir un mejor precio, no aplicándose de esta manera las economías de escala de las que tanto habla la Señora López, a la que por cierto debemos aclarar que estas economías entran en juego no en función de los habitantes que tenga un municipio si no en función del volumen adquirido.

Del mismo modo, desde el PP exigen al Señor Sáez y el Señor Casañ que expliquen porque el Ayuntamiento de Albacete en el conjunto de sus compras realizadas pagó un precio medio por mascarilla de 1,03 euro cuando el precio medio pagado por los Ayuntamientos que han sido objeto de estudio por el Tribunal de Cuentas se sitúa en el entorno de los 0,52 euros.

"Todas estas circunstancias son cuando menos un indicador de una pésima gestión, de un uso irresponsable de los recursos públicos y la prueba de que su política se basa en el despilfarro, haciendo buena aquella aseveración de la vicepresidenta Carmen Calvo en la que afirmaba que, el dinero público no es de nadie".

Por último, ha recordado, "la pésima gestión del tándem Sáez-Casañ, ya que, a lo largo de estos tres años se han dedicado a engordar el gasto en protocolo, representación, difusión y en general todas las partidas destinadas al autobombo y la autopromoción personal, todo para tapar la falta de ideas y de acción política. Han dilapidado 36.000€ del dinero de los albaceteños en arreglar el despacho de alcaldía, como tampoco tardarán en comprar un coche oficial nuevo para uso y disfrute del señor Alcalde, además, no han tenido el más mínimo reparo en destinar más de un millón de euros en comprar un local para trasladar el registro municipal cuando existen dependencias que permitían otras soluciones sin coste, como así propuso el PP e intentaron comprar el edificio del Banco de España con un sobreprecio de 530.000 por encima de su valor de tasación".