scorecardresearch

Deporte versus obesidad

Ana Martínez
-

El instituto Diego de Siloé llevó al parque de Abelardo Sánchez una exhibición de las numerosas y diversas actividades que se realizan en Educación Física, con el fin de valorizar la importancia del ejercicio en los menores

Un grupo de alumnas del Diego de Siloé juegan al zompo. - Foto: Marta Herreros Sánchez

La pandemia del Covid ha agravado los índices de obesidad infantil en España, tercer país de Europa con mayor prevalencia entre los niños. El auge de móviles, tablets y videojuegos entre los más pequeños los ha anclado al sillón, de manera que los partidos quemaos, la comba, el escondite o los churros, juegos populares de la calle, han pasado a mejor vida.  

Contra el aumento del sedentarismo, los profesores de Educación Física vienen reclamando la incorporación de una hora más de gimnasia al programa curricular de los centros, al tiempo que trabajan para poner en valor esta asignatura poco apreciada por las familias, a pesar de que la OMSrecomienda una hora de ejercicio físico cada día.

Con el fin de mostrar a la sociedad de qué forma se ha diversificado la Educación Física en el aula y también con la idea de mostrar que el ejercicio se puede realizar con muy poco material y en el medio natural, 200 alumnos de primero y segundo de la ESOdel instituto Diego de Siloé de Albacete, celebraron ayer en el parque de Abelardo Sánchez, el Día de la Educación Física en la Calle, con una completa exhibición de diferentes actividades deportivas.

«Queremos demostrar a la sociedad la importancia que tienen las clases de Educación Física para el alumnado», explicó Virgilio Lorenzo López, profesor de Educación Física del centro, quien lamentó que la gimnasia sea «una de las materias a la que menos atención horaria se le presta», dos veces a la semana, por lo que insistió en la necesidad de aumentar una más en Castilla-La Mancha, como ya lo han hecho otras comunidades autónomas como Madrid y Valencia. 

A lo largo del paseo principal del parque, el alumnado mostró, a través de cinco puestos, la variedad de ejercicios y actividades físicas que se pueden desarrollar en los gimnasios y fuera de ellos, con el fin de trabajar la expresión corporal, el juego, la condición física y la salud. Para ello, se realizaron prácticas de circo con diábolos, se probó con el funambulismo y los palos chinos, juegos populares como el sogatira, el pañuelo, los zompos y las chapas y deportes alternativos como el novedoso spikeball y el ringo, que permiten que todos los participantes se sientan hábiles e integrados en la partida. 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)