scorecardresearch

Aniversario con sabor a nostalgia

Juan Carrizo
-

La Peña Diego Fox, que se fundó en 1997 para apoyar al CABA bajo el nombre de Peña Personal Intencionada y ahora anima al Albacete Basket, cumple 25 años como auténtico motor en los triunfos del club

Aniversario con sabor a nostalgia - Foto: José Miguel Esparcia

Octubre de 1997, un grupo de entusiastas aficionados del baloncesto se reúnen en la cafetería Deditos en la calle Antonio Machado de Albacete para organizar una peña para animar a su equipo, el CABA, que atraviesa horas bajas. El club de baloncesto histórico de la ciudad había vivido sus mejores años entre mediados de los 80 hasta mediados de los 90, una década en la que el Pabellón del Parque demostró ser una construcción muy bien hecha porque se superaba el aforo con creces cada partido. «Era increíble, había hasta reventa; por una entrada que costaba 500 pesetas se pagaban 1.000 pesetas», recuerda Ramiro Cifuentes Romero, presidente de la Peña Diego Fox, antes Personal Intencionada, que cumple 25 años de vida y de  animar al equipo de su ciudad con auténtica devoción.

Aquellos años gloriosos sonaba el bombo de Parrita en el Pabellón, estuvo la Peña La Perdiz, pero la situación había cambiado, el CABAvivía horas bajas tras darse un buen batacazo en lo económico y sobrevivía con muchas dificultades, por el empeño del recordado José González. Ramiro Cifuentes venía del fútbol y vio lo desangelado que estaba el pabellón. Jugaba al basket y su padre lo aficionó. «Hicieron un concurso con 100.000 pesetas de premio al que metiese una canasta en el centro del campo. Era socio, me tocó lanzar y la colé. De las veces que fue al club para cobrar el premio acabé haciendo amistad con Lisardo Lara, una eminencia,  y terminé como directivo».

Fueron 17 años metido en faena con el CABA y protagonista de la fusión y nacimiento del Albacete Basket. «Ascendimos a Liga EBA en una espectacular fase final en Albacete. Podíamos haber seguido como el CABA, quizás habría sido el momento para resurgir, ya teníamos fichado a Alfredo Gálvez como entrenador, pero surgió la idea de la fusión, de empezar de cero con un proyecto común y a la vista está que la idea fue buena». Estuvo en la directiva del recién creado Albacete Basket durante su primer año, como parte del CABA, para luego dar un paso al lado pues «había sido un año bueno en lo deportivo pero malo en lo personal, porque falleció nuestro presidente, José González, y era el momento de dar un paso atrás y dejar a la gente joven, savia nueva, a cargo del nuevo club».

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))

Aniversario con sabor a nostalgia
Aniversario con sabor a nostalgia - Foto: Rubén Serrallé