scorecardresearch
Editorial

Los PGE dan una patada a la A-32 con una partida exigua

-

Una vez más, y ya son demasiadas, las provincias de Albacete y Jaén son ninguneadas por el Gobierno central y da igual que la Moncloa sea ocupada por un presidente del PSOE o del PP

El anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 presentado por el Gobierno al Congreso de los Diputados vuelve a menospreciar a la futura autovía A-32, entre la localidad jienense de Linares y Albacete. En las cuentas para el próximo años, 2023, solamente figura una partida exigua de seis millones de euros, o sea testimonial, y fían a una proyección de un gasto de 146 millones para los tres siguientes. Eso se traduce en que dan una patada a seguir a los tramos de la autovía en la provincia y se quitan la responsabilidad de llevar a cabo el plan. Hay que recordar que en diciembre de 2023 hay Elecciones Generales y el resultado es más incierto que nunca, aunque soplan vientos de cambio en estos momentos.

Una vez más, y ya son demasiadas, las provincias de Albacete y Jaén son ninguneadas por el Gobierno central y da igual que la Moncloa sea ocupada por un presidente del PSOE o del PP, porque el resultado es el mismo: muchas promesas de inversión y ejecución, pero en los años siguientes, nunca en el que las cuentas están negro sobre blanco.

Es hora de pedir explicaciones en las más altas instancias gubernamentales, pero también exigir responsabilidades a los representantes de la provincia en el Congreso de los Diputados, porque, en teoría, están en el hemiciclo para luchar por el progreso de la ciudad y los municipios albacetenses y no sólo para apretar el botón que ordene marcar el partido correspondiente. También la Junta de Comunidades, la Diputación Provincial y los ayuntamientos afectados deben exigir que la tramitación de los tramos de la futura autovía se ponga en marcha y no se refleje en los PGE promesas y más promesas.

En los programas de Gobierno se recogen una y otra vez medidas contra la despoblación de nuestro mundo rural y la necesidad de vertebrar el territorio como una de las soluciones para amplias áreas del territorio. Sin embargo, a la hora de la verdad parece que la A-32 no reúne las condiciones para facilitar la vida a los habitantes de la Sierra de Alcaraz. Vuelven a ser los grandes olvidados por el Gobierno y eso que el presidente Pedro Sánchez dice una y otra vez que nadie se quedará atrás.

Albacete no es considerada una provincia estratégica en el tablero político nacional, pero eso no es óbice para que sea ninguneada por los poderes estatales. Es hora de que la sociedad albacetense, junto con la jienense, reclame un proyecto que lleva varias décadas de retraso... y olvido. El corredor natural interior ya fue utilizado desde hace siglos por los diferentes pueblos que pasaron por la Península Ibérica, no se puede desdeñar y es de justicia que la construcción de esa vía de comunicación rápida se acelere y no quede, de nuevo, en el cajón de los proyectos futuros.