scorecardresearch
Antonio Pérez Henares

PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


La cumbre de Madrid

01/07/2022

Cuando las cosas salen bien y salen bien para España hay que decirlo sin pero, ni trampa, ni cartón. Y la Cumbre de la OTAN ha sido un éxito de imagen muy importante y positivo para nuestra Nación. Más allá de lo debatido y acordado lo que queda en la retina mundial ha sido un país, el nuestro, que ha sabido aprovechar la ocasión para mostrar su historia, su riqueza artística y su modernidad. El jefe del Estado, el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez han sabido conjuntar desde el impresionante Palacio Real, el más grandioso de toda Europa al Museo del Prado, una idea excelente el haberlo sabido utilizar como escenario insuperable que seguro van a comenzar a imitar, un fresco monumental que durante tres días se ha asomado por la televisión a cientos y cientos, y hasta quizá miles, de millones de hogares de todo el Planeta. Nos hacía falta, de verdad.
Creo que la mayoría de los españoles estamos contentos con lo que el mundo ha podido ver de nosotros y el mérito de haberlo sabido mostrar corresponde a quien han sabido gestionar una cumbre en la que se daban cita 29 mandatarios entre los que se encontraban los más importantes del mundo. Los inconvenientes que con ello han sufrido los habitantes de nuestra capital, Madrid, han sido sobrellevados por el vecindario como era debido y hasta con una cierta sonrisa de satisfacción algún cabreo aparte muy entendible también. Pero de la misma manera que el rango capitalino de Madrid le da oportunidades y réditos también está en el paquete aguantar, cuando toca, los peajes del cargo.
  Así que enhorabuena que ganas también había de podérsela dar al Gobierno, aunque aquí y de nuevo, solo a una cara del mismo, porque los moraditos de Podemos han tenido como siempre que sacar los pies del tiesto y enguarrar lo que han podido. Que poco ha sido, porque el ridículo que hicieron con su manifestación ha sido memorable. Lo mejor es que han estado durante unos días un poco callados, Y eso también es de agradecer. Como también lo hubiera estado en este capítulo de agradecimientos algún recordatorio, aunque hubiera sido mínimo, a quienes en su día y allí por 2018 consiguieron que está cumbre se celebrara en España, que fueron en concreto, Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal. Pero me parece que eso ya es mucho pedir.
 Y en lo poco a criticar, quizás es lo que puede comenzar a resultar un excesivo engallamiento y medalleo, que puede empezar a agriar esa sensación de satisfacción general. Lo digo por del ministro Albares diciendo que lo sucedido solo tiene como parangón en importancia la caída del Muro de Berlín. Lo que más que una exageración, que lo es mayúscula, es una muy considerable imbecilidad.
 Pero lo cierto es que me ha dado gusto escribir por una vez, que hemos estado y quedado muy bien. A lo mejor alguno hasta se ha caído del burro y se ha empezado a sentir, sino orgulloso, eso ya sería mucho pedir en según quienes, al menos no reconcomido por el hecho de ser español. El personal en general nos hemos sentido reconfortados y con un regusto agradable de serlo y haberlo sabido enseñar.