scorecardresearch

La codorniz y tórtola europea, en la lista roja de las aves

L.G.E.
-

Son dos especies para las que la Junta limitó su caza. En la media veda del pasado verano se prohibió la captura de la tórtola europea, que SEO cataloga como vulnerable, y se puso un cupo para la codorniz, que figura 'en peligro'

Codornices cazadas durante la época de media veda, que arranca en la segunda mitad del mes de agosto. - Foto: Patricia González

La orden de vedas que está en vigor en Castilla-La Mancha se aprobó el pasado año con nuevas limitaciones de caza para algunas especies. Se prohibió la captura de la tórtola europea, que ha sido una de las especies que se podía cazar en media veda en verano, y se puso un límite para la codorniz de diez ejemplares por día y cazador. El último Libro rojo de las aves de España que ha elaborado la asociación SEO Birdlife pone de manifiesto que ambas especies se encuentran en una situación delicada.

En el caso de la codorniz común, la organización ecologista la sitúa en la lista de las especies en peligro. La evolución del número de ejemplares desde 2004 a 2021 es negativa. De hecho, se estima que en diez años la población ha caído un 50 por ciento.  «La tendencia actual de la codorniz común es de un grave declive y nada hace pensar que pueda cambiar, ya que no se están adoptando las medidas de conservación adecuadas para revertir esta situación», avisa el informe del Libro rojo de SEO Birdlife. 

Para la codorniz, Castilla-La Mancha es uno de sus lugares preferidos, así que la región tiene una papel relevante para la conservación de esta especie, pues acoge el 15 por ciento de los ejemplares que hay en España (solo en Castilla y León hay más). Entre los peligros que afronta esta especie, SEO Birdlife apunta a la caza, tanto de manera directa, pues señala que «la especie sufre unos niveles de explotación cinegética muy elevados e insostenibles», como indirecta, por la hibridación y contaminación genética por la suelta de codornices de granja, como las codornices japonesas. 

Un nivel de agua elevado es fundamental para algunas especies.Un nivel de agua elevado es fundamental para algunas especies. - Foto: Rueda VillaverdeEn el caso de la tórtola europea, para la que por primera vez se ha prohibido su caza en Castilla-La Mancha, SEO Birdlife la cataloga como especie vulnerable. Se calcula que en este caso la población ha caído un 37 por ciento  desde 1998. El caso es que en los últimos años se venían poniendo ciertas limitaciones a la caza de esta especie, pero SEO Birdlife avisa de que eran insuficientes: «La aplicación de un cupo diario de tórtolas cazadas por cazador, el retraso del inicio de la media veda y la disminución en los días de caza totales no parecen ser efectivas». No solo advierte de la presión cinegética que tiene esta especie por la vía legal, sino también de la caza ilegal a lo largo del Mediterráneo y norte de África (hay que recordar que es una especie migratoria). 

La última orden de vedas también impedía la caza del estornino pinto, que en el informe de SEO Birdlife aparece catalogado como especie de preocupación menor, pero la Junta lo argumenta en que su población es escasa en Castilla-la Mancha. 

La aguja colinegra, el fumarel común y el ánade rabudo ya no vienen a reproducirse a la región

Los humedales de Castilla-La Mancha son cruciales para muchas aves, pero en algunos casos hay especies que ya no vienen a estas zonas de la región o que ya no se reproducen en ellas. El último Libro rojo de las aves de España que ha elaborado la asociación SEO Birdlife da la voz de alarma.

La aguja colinegra está catalogada en estado crítico. Hay datos  históricos de reproducción en humedales de Castilla-La Mancha, pero en la actualidad se estima que en España habrá entre cero y una pareja reproductora (y si está es por lagunas de Castilla y León).

Ejemplar de águila imperial ibérica. Ejemplar de águila imperial ibérica. - Foto: Rosa BlancoLa presencia del avetoro común en Castilla-La Mancha, también en estado crítico, depende de la disponibilidad de niveles hídricos altos en Las Tablas de Daimiel, los humedales del Cigüela o de la provincia de Albacete.

La nidificación de la cerceta carretona en la región ha pasado a ser  «muy escasa e irregular» y solo en años excepcionalmente húmedos. En cuanto al escribano palustre iberoriental la regresión es muy clara. En 2005 había en España entre 250 y 360 parejas repartidas en 21 humedales, concentrándose su mayoría en Castilla-La Mancha. El último censo, el de 2015, habla de 144 a 158 parejas en diez humedales de todo el país. 

La población de focha moruna en España se ha visto muy reducida, pero sobrevive en humedales de Albacete y Cuenca, así que SEO Birdlife exige a Castilla-La Mancha un plan de recuperación de esta especie. Del fumarel común, en cambio, no hay registros de pareja reproductora en la región en el siglo XXI (en los mejores años de los 90 llegó a haber treinta parejas).

La reproducción del porrón pardo en Castilla-La Mancha es «ocasional», igual que ocurre con el ánade rabudo, que se da esporádica y el informe habla de la práctica desaparición de la cría. En cuanto a la cigüeña negra, quedan 35 parejas, pero la tendencia es negativa. 

La población de águila imperial ha formado una zona de presencia continua

También hay alguna buena noticia en el Libro rojo de las aves de España. El águila imperial ibérica está catalogada en peligro, pero se destaca que está ampliando sus zonas y que en las principales áreas de reproducción en Castilla-La mancha, hay «cierta estabilidad en el crecimiento de los mayores núcleos reproductores». Es en Castilla-La Mancha donde más parejas hay y representan el 39% del total. El estudio recoge que las subpoblaciones de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha se han unificado y en la actualidad conforman una zona de presencia continua. SEO avisa a la Junta que mantiene documentos «obsoletos que no representan la actual zonificación para la especie». 

La alondra ricotí se ha extinguido en tres ZEPA de la región

La alondra ricotí es muy selectiva a la hora de elegir dónde reside y la población española se concentra entre Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha. Está catalogada por SEO Birdlife como especie en peligro, pues se proyecta una disminución de las especies a diez años del 32,8  por ciento. Hay tres zonas protegidas para aves en la región (ZEPA) en las que se ha extinguido y son los humedales de La Mancha, la sierra de Altomira y la zona esteparia de El Bonillo.