scorecardresearch
Fermín Bocos

CRÓNICA POLÍTICA

Fermín Bocos

Periodista y escritor. Analista político


Sánchez debe una explicación

11/06/2022

Es difícil discernir el origen del proceso que ha dado pie a los bandazos de la política exterior del Gobierno en relación con Marruecos y Argelia. Hace un año, al traer a España de manera subrepticia a Brahim Galli, líder saharaui protegido de Argel, Marruecos, que disputa la soberanía sobre el Sahara Occidental, consideró que era un gesto inamistoso.
Retiró a su embajadora en Madrid y auspició una mini Marcha Verde favoreciendo la llegada masiva de jóvenes hasta la frontera con Ceuta. Muchos saltaron la valla entrando en territorio español. Luego se ha sabido que en aquellos días los teléfonos del presidente del Gobierno y de varios ministros habían sido espiados mediante el sistema "Pegasus".
En el transcurso de una insólita rueda de prensa el ministro Bolaños comunicó la noticia del pinchazo facilitando hasta el dato de los megas que habrían sido jaqueados al infectar el teléfono de Pedro Sánchez. Ante semejante información se encendieron las alarmas y se ataron cabos. Y se multiplicaron las conjeturas al hilo de una carta que Pedro Sánchez había dirigido el 14 de marzo al rey Mohamed VI comunicándole que España reconocía el plan de autonomía del Sahara que impulsa Marruecos. Era un giro copernicano en relación con la posición que nuestro país mantenía desde hace cuarenta años en línea con el mandato de Naciones Unidas. Un volantazo que como estamos viendo era también una bomba de relojería de efectos retardados.
La decisión de Argelia de cortar sus relaciones comerciales con España --con la llave del gas en sus manos--, puede que no sea más que el principio de una escalada de represalias provocadas por el funambulismo político de Pedro Sánchez. Habiendo llegado hasta aquí las cosas cada día cobra más sentido la pregunta para la que todavía no tenemos respuesta. El cambio de posición en relación con el Sahara ¿guarda relación con el contenido jaqueado del teléfono de Pedro Sánchez? Sánchez nos debe una explicación a los españoles.