scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


El hombre que gobernaba para las clases medias trabajadoras

26/06/2022

Cuando Pedro Sánchez comparece ante las cámaras de televisión en una de sus ruedas de prensa de fin de semana, siempre parece que está en un mitin de precampaña. Hay que reconocer que las medidas anunciadas este sábado merecerían esta comparecencia, en la que citó al Gobierno no menos de una docena de veces como impulsor y protagonista de un 'esfuerzo' de nueve mil millones, en favor --y esto lo repitió cinco veces-- de "las clases medias trabajadoras". Un Gobierno el suyo, insistió en un par de ocasiones, 'golpeado' por algunos poderes económicos, porque "resulta evidente que este es un Gobierno molesto para intereses que tienen sus terminales mediáticas y políticas".

Dicen que, cuando estés en campaña, lo mejor es buscarte un enemigo que sea impopular. Supongo que esos 'intereses' de 'poderosos' constituyen un adversario adecuado como obstáculo frente a esa defensa de las 'clases medias trabajadoras' a las que Sánchez apeló en una rueda de prensa que, hay que reconocerlo, tuvo esta vez las características de tal. Desgranó 'sus' medidas para combatir la crisis --no es este el lugar para analizarlas, pero, en general, a mí me parecen positivas--, aceptó todas las preguntas y, contra lo que suele hacer en las sesiones de control en el Parlamento --y en otras comparecencias con los medios--, las respondió a su manera sin dar la impresión de que las evadía haciendo oídos sordos a lo preguntado.

Esas respuestas incluyeron, desde luego, el ya habitual ataque a una oposición que, al negarse a negociar la renovación del Consejo del Poder Judicial, está, dijo, incumpliendo la Constitución. No es una acusación nueva, pero sí incorpora cierta intensidad cuando se produce en un momento en el que el Gobierno trata de reformar la ley que hace poco más de un año reformó para, de alguna manera, 'saltarse' la Constitución y poder nombrar ahora a dos magistrados del Tribunal Constitucional que dé a los 'progresistas' la mayoría en el órgano jurisdiccional supremo.

Es más: Sánchez aprovechó una pregunta sobre el revés del Supremo norteamericano en una sentencia histórica contra el aborto para atacar las posiciones del PP en materia de renovación del gobierno de los jueces en España, y estuvo a punto de decir que esta no-renovación del Consejo del Poder Judicial afecta a la legitimidad de los jueces. Un desliz que, de haberse completado lo que fue apenas una sugerencia, hubiese sido una declaración de guerra más del Ejecutivo contra el Judicial. Aunque esa guerra, de seguir adelante los planes gubernamentales para reformar la ley que el propio Gobierno reformó, acabará estallando, sin duda.

Pero Sánchez sabe salir vivo de todos los embrollos, máxime cuando no hay --porque nunca se permiten-- repreguntas de los informadores. Él sabía que los titulares de su comparecencia ante los medios iban a ser los relacionados con las medidas anticrisis, ya digo que de contenido generalmente positivo y difícilmente rechazables por la oposición cuando de refrendar el decreto este sábado aprobado se trate, y no las respuestas sobre otros temas 'menores'.

Por lo demás, todas las preguntas 'comprometidas' fueron sorteadas por el presidente. Desde la batalla campal registrada este sábado con inmigrantes, durísimamente reprimidos por las fuerzas de seguridad de Marruecos en alianza con sus homólogos españoles --todo lo achacó a 'las mafias que trafican con seres humanos'--, hasta las divergencias internas en el Ejecutivo: ¿piensa remodelar su Consejo de Ministros? Solo dijo que apoya a todos sus ministros y ministras, "que trabajan por quien trabajan y ya saben a quién molestan" (o sea, a los poderosos) por ello.

Y no, de las posiciones de una parte del Gobierno, la de Unidas Podemos, acerca de la 'cumbre' de la OTAN, a celebrar esta semana, no se habló. No hubo tiempo. Este sábado eso no tocaba: lo que tocaba era hablar de las medidas aprobadas y de lo que beneficiarán a los 'clases medias trabajadoras' al tiempo que fastidiarán a esos poderosos que tratan de golpear al Gobierno de Pedro Sánchez.