scorecardresearch

La historia se repitió en el mismo escenario

Juan Carrizo
-

El Albacete Balompié ya sufrió un arbitraje muy discutible del asturiano Areces Franco otro viernes en Los Cármenes, el 4 de enero de 2019 con el liderato en juego y sin VAR

Germán levanta el pie, que acaba impactando en la cara de Rei Manaj. - Foto: Josema Moreno (Masquealba.com)

Se suele decir que llueve sobre mojado en estos casos, porque lo vivido por el Albacete Balompié el pasado viernes en Los Cármenes ya lo sufrió hace casi cuatro años, también en viernes, en un partido donde estaba en juego el liderato en la Liga SmartBank. Fue concretamente el 4 de enero de 2019, en la jornada 20. El Granada era primero con 38 puntos y el Albacete de Ramis ocupaba la segunda plaza con 37.

No es el Albacete uno de esos equipos que se pasan la temporada llorando por los errores arbitrales, pero esa temporada 2018-19 la habitual balanza de errores a favor y en contra estuvo bastante desnivelada. Tanto fue así que en junio, tras el partido de ida del playoff de ascenso a Primera jugado en Mallorca, Mauro Pérez, entonces director deportivo, compareció para poner de manifiesto una lista de «28 errores flagrantes» contra el equipo manchego durante la temporada, aunque quiso aclarar que no creía en «manos negras». Pérez recalcó entonces que «una cosa es ser humildes y otra que nos tomen por tontos».

Era la segunda vez durante la temporada que Mauro Pérez salía a denunciar lo que es entendía como algo fuera de lo normal en un mundo del fútbol, donde nadie se libra de los errores arbitrales. «Es bueno ser humilde, callarnos la boca, pero que no nos tomen por tontos, que llevamos muchos años en esto del fútbol. No creo en manos negras, pero todos sabemos que es más fácil pitar unas cosas en unos campos o a unos equipos que en otros», dijo Mauro Pérez en junio.

Antes, tras el Granada-Albacete jugado el 4 de enero de 2019 en Los Cármenes y tras acabar el partido 1-1, fue el propio director deportivo del Albacete el que salió para mostrar el malestar por un arbitraje que consideraron injusto y que, con sus errores, evitó una victoria que habría dado el liderato a los manchegos, precisamente el puesto que ocupaban los granadinos. El colegiado ese día fue el asturiano Areces Franco, que perjudicó a los de Luis Miguel Ramis perdonando una clara expulsión a un defensa del Granada y pitando un penalti a favor de los locales por mano de Gentiletti dentro del área cuando el balón tocó en el pecho del defensor argentino del Albacete.

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))