Formación y promoción

Juan Carrizo
-

El EBA, club de cantera, sigue su camino de 18 años de historia tras desligarse del Albacete Basket

Entrenamiento de jóvenes jugadores del EBA. - Foto: Rubén Serrallé

Albacete es una ciudad que cuenta con numerosas escuelas de baloncesto, algunas con mayor o menor arraigo, pero todas volcadas en el trabajo de formación de un deporte que mantiene una espiral de crecimiento año tras año.
Uno de esos clubes es la Escuela de Baloncesto Albacete, conocida popularmente por el EBA. Nació en 2002, con una clara vocación formativa. Un club de cantera montado por gente que había jugado a un nivel importante la ciudad, había vivido los gloriosos años 90 y veía la necesidad de aportar su granito de arena para revitalizar el baloncesto de Albacete.
En 2012 se decidió dar un paso adelante y el EBAparticipó activamente en el nacimiento del Albacete Basket, que venía a cubrir la necesidad de tener un club de referencia. «Se hizo un esfuerzo por parte de todos, se propuso y hubo gente que quiso participar y gente que no. Nosotros entramos con todo, el CABA aprovechó para tener un final honroso y se creo el Albacete Basket, intentando que no se volvieron a cometer los errores del pasado», explicó Dani Gálvez, director deportivo del EBA.
En la creación del Albacete Basket hubo una filosofía muy clara la hora de separar lo que era el primer equipo con lo que era la cantera, representada por el EBA. «El primer equipo era el primer equipo, el de todos los albaceteños, pero las escuelas iban a seguir siendo del EBA con su total autonomía. Creo que es una  de las mejores cosas que se hicieron y que ahora mismo se está haciendo en toda España, cada uno tenía sus cuentas, algo fundamental. El dinero de los niños es de los niños y para los niños y el dinero del primer equipo es para ellos. Si el primer equipo no tiene recursos y tiene que bajar escalones, pues se bajan, pero si hay problemas arriba no se puede arrastrar a todo lo que hay por debajo, porque una escuela es mucho más difícil de levantar. El CABA tuvo ese problema y no pudo levantar sus escuelas. Por eso esa idea se ejecutó y por ello cualquier cantera podría haber entrado a formar parte del proyecto y la verdad es que funcionamos muy bien».
Este verano ambas entidades decidieron poner fin a la relación, aunque Dani Gálvez apunta que «el Albacete Basket seguirá siendo el equipo de referencia de nuestros chavales, aunque hayamos separado nuestros caminos».
Sobre esta separación, Gálvez relató que «en el club había muchos acuerdos tácitos. Cambia la directiva, entrando como presidente Pedro Torres, que jugamos juntos en la cantera del CABA. En la primera reunión que tenemos su planteamiento de como debe funcionar la cantera y el nuestro no van por el mismo camino. Nosotros como escuela nunca nos hemos metido en la gestión del primer equipo, pero ellos sí que creen que las escuelas deben estar gestionadas de otra forma. Ese camino no lo íbamos a seguir. En una segunda reunión parece que las posturas cambian y hay un acercamiento y un principio de acuerdo, pero no llegó a fructificar en una tercera reunión, ya en agosto, en la que se decidió separar nuestros caminos. El Albacete Basket seguirá siendo la referencia del baloncesto en Albacete, pues ha costado mucho ponerlo donde está, y nosotros seguiremos trabajando la cantera como hemos hecho hasta ahora en nuestros 18 años de historia».

 

(Más información en la edición impresa)