scorecardresearch

El Sescam indica que la sexta ola va "claramente a la baja"

L.G.E.
-

El director general de Salud Pública avisa de que las bajadas son "más lentas" que las subidas. El promedio de hospitalizaciones diarias lleva dos semanas descendiendo y también hay menos aulas confinadas

El Sescam indica que la sexta ola va "claramente a la baja" - Foto: Javier Pozo

Parece que la cresta de la sexta ola ya se ha pasado y que ahora toca bajar. El director general de Salud Pública, Juan Camacho, ha explicado esta mañana que "la tendencia es claramente a la baja". Hay un dato que destaca y es el de promedio de hospitalizaciones diarias. El pico se alcanzó hace tres semanas, cuando ese promedio daba 81 ingresos al día. Este indicador lleva, por tanto, dos semanas cayendo, la semana pasada y la anterior. Además recalcó que ese promedio alcanzado en esta sexta ola se queda lejos de los picos que se alcanzaron hace un año, cuando se llegó a los 244 ingresos.

Ahora bien, Camacho avisa de que no parece que la bajada de la sexta ola vaya a ser tan rápida como la subida, a pesar de que eso ocurrió en Sudáfrica, donde se detectó ómicron. "Normalmente las bajadas son más lentas", adelanta, "suele pasar".

Además del descenso en hospitalizaciones, Camacho también destacó que Castilla-La Mancha lleva también dos semanas con una reducción de la incidencia acumulada. Lo nota también en los centros educativos, pues apuntó que hay 75 aulas confinadas (Educación actualizó el dato poco después y lo bajó a 66). "Tenemos menos clases de las que teníamos hace una o dos semanas", comentó. En las residencias, por ejemplo, también observan que "las cifras se han estabilizado e incluso mejorado". 

Camacho apuntó que la mayoría de indicadores en la región están por debajo de la media del país. La incidencia acumulada a siete días en la región está a 1.007 cuando la media nacional alcanza los 1.163. Lo mismo ocurre con la incidencia a 14 días, que en Castilla-La Mancha está a 2.332, mientras que en el conjunto del país llega a 2.879. En la tasa de camas ocupadas por 100.000 habitantes, la región da un 32,95, mientras que a nivel nacional es un 39,48. En la tasa de UCI el dato regional es un 3,42 y el nacional un 4,44. 

Camacho compara los datos de la región con la media del país y también con lo que ocurría hace un año. Entonces la incidencia acumulada era menos de la mitad que la actual, con 455 a siete días y con 1.205 a catorce días. Sin embargo, el 31 de enero de 2021 había el triple de pacientes en cama hospitalaria, pues había 1.501 ingresados frente a los 593 de ayer. La diferencia es mayor incluso con las UCI, pues hace un año había 237 pacientes, frente a los 59 del momento actual. Y también se nota en los fallecidos. Ayer hubo 15 muertes y el 31 de enero de 2021 se produjeron 34.

Camacho concluye que el dato de incidencia acumulada "está empezando a tener ciertas debilidades en cuanto a indicador único". Explica que la sexta ola con la variante ómicron "está resultando más leve, con menos pacientes en UCI y fallecimientos", algo que se debe a "las propias características de la variante y por el estado vacunal e inmunitario de la población".

¿Y cree Camacho que habrá séptima ola? El director general de Salud cuenta que juega a favor el hecho de que se sigue vacunando y que con ómicron "se ha dado una penetración altísima de una variante muy contagiosa, que produce inmunidad ampliada". Dice que "no parece que vaya a haber" otra ola, pero también recuerda que antes de la sexta ola tampoco lo pensaba y que en esta pandemia "seguimos conduciendo en una carretera de montaña y solo vemos la siguiente curva".