scorecardresearch

Se da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y Sucesiones

L.G.E.
-

El consejero de Hacienda insiste en pedir armonización fiscal frente a la competencia que hace Madrid. «Si no se produce esa armonización, tendremos que tomar esas decisiones sobre Patrimonio y Sucesiones», admite

Se da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y Sucesiones

Lo dejó caer Page hace dos semanas y no se había concretado nada más al respecto. Desde el Gobierno de Castilla-La Manca insisten en pedir una armonización fiscal para equiparar los impuestos entre autonomías. Le piden al Estado que tome cartas en el asunto, pero en caso de que no lo haga o no se consiga, la Junta podría plantearse bajar algunos tributos como Patrimonio o Sucesiones. Esta tarde el consejero de Hacienda, al que le toca hacer cuentas con lo que se recauda o deja de recaudar, reconoció que están a la espera. «Nos vamos a dar un plazo de tiempo», expuso Juan Alfonso Ruiz Molina, «si no se produce esa armonización, tendremos que tomar esas decisiones sobre Patrimonio y Sucesiones». 

No dijo cuánto de plazo van a dar ni tampoco hasta cuánto tocarían estos impuestos. Pero Ruiz Molina sí quiso dejar claro que si Castilla-La Mancha hace un movimiento es porque se ve afectada por la «competencia» de otras regiones, sobre todo de Madrid, que se puede permitir tener estos impuestos en mínimos.

«Estamos peleando y vamos a seguir peleando porque es necesaria una armonización fiscal», insistió Ruiz Molina para dejar claro cuál es su Plan A. «No estamos diciendo nada extravagante», añadió, «es lo que se está intentando conseguir a nivel europeo». A la vez, reconoció que dar el paso al Plan B, es decir bajar impuestos, podría  sonar incoherente. «Es un poco absurdo que esté hablando con la ministra de que necesito más recursos y al mismo tiempo estar reduciendo impuestos en la comunidad autónoma», comentó.

Se da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y SucesionesSe da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y SucesionesRuiz Molina hizo estas declaraciones en la clausura de la XX Asamblea General de la Asociación  de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha. Ante un público de empresarios, también les confesó las incertidumbres que tiene en estos momentos para empezar a preparar los presupuestos del año que viene.

«Yo también sufro». El consejero de Hacienda expuso que está esperando a ver qué decisiones toma el Banco Central Europeo con los tipos de interés o con la deuda, si se suspenden las reglas fiscales o si las mantienen para contener la prima de riesgo. «Yo también sufro», dejó caer el responsable de las cuentas públicas, «parece que no, pero llevo lo mío». 

Aunque Ruiz Molina asume que la «incertidumbre genera inquietud», también quiso mandar un mensaje de confianza en la región. Recuerda que en estos años «hemos sabido compatibilizar tener unas finanzas saneadas con los objetivos políticos que tenía García-Page de atender a los colectivos con mayores dificultades y que hubiera incentivos para la actividad económica». No en vano, recalca que Castilla-La Mancha lleva dos ejercicios cerrando con superávit y que es la región que más ha recortado su deuda. 

Preocupación en la empresa familiar por el incremento de costes

La inflación, con porcentajes de incrementos ya de dos dígitos, fue una de las protagonistas de la asamblea. El presidente de la Asociación de Empresa Familiar, Juan Ignacio de Mesa, habló del problema que supone para la economía y le sumo la falta de autonomía energética. «Va a implicar un incremento de costes de producción que, como no seamos inteligentes en ver cómo lo resolvemos, se desplazará al precio de muchos productos», avisa. También refiriéndose de manera concreta al sector agroalimentario y en parte por las consecuencias de la guerra de Ucrania, apunta que «el otoño próximo vaticina situaciones complejas que debemos prever». 

Se da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y SucesionesSe da un plazo antes de pensar si toca Patrimonio y SucesionesA pesar de que el contexto no sea el mejor, De Mesa recordó que «es la actitud de las personas la que hace posible enfrentarse a cualquier tipo de adversidad». Para esta en concreto, valora que haya disponibilidad de fondos europeos para hacer «cambios estructurales» o para «poner en marcha proyectos tractores». En este caso lo que teme es que se quede dinero de Bruselas sin utilizar por desconocimiento o porque no se aplique correctamente. 

Reivindicó el papel de la empresa familiar en regiones como Castilla-la Mancha. «Es la mejor arma para luchar contra el despoblamiento de muchas zonas», apuntó

¿Algo para los optimistas? Que la economía sigue creciendo

El director territorial del Banco Santander en Castilla-La Mancha confesó que le gusta poner un toque optimista aunque el contexto esté lleno de incertidumbre. Es más, Miguel Ángel Franco Gómez empezó a enumerar todos los motivos de incertidumbre y son unos cuantos: Covid, guerra en Ucrania, inflación, tipos de interés, prima de riesgo, coste de la energía... Lo positivo está en que la economía sigue creciendo, que no es poco. Recalcó que a pesar de que se rebajen las expectativas, se prevé que suba un 4 por ciento en España este año y que también lo haga a nivel mundial, con un 3 por ciento. 

El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, también destacó estas tendencia al alza. «Estamos creciendo, no como se esperaba crecer, pero en tasas positivas», expuso. Le suma además que el empleo ha recuperado niveles de 2008 y que las exportaciones baten récords.