scorecardresearch

El Cenad tiene el nivel de ocupación de antes de la pandemia

Josechu Guillamón
-

En 2021 pasaron por el Centro Nacional de Adiestramiento unos 9.700 efectivos, más del doble de los que hubo en 2020

Imagen de unas maniobras realizadas el pasado año en el Cenad de Chinchilla. - Foto: Arturo Pérez

El Centro Nacional de Adiestramiento (Cenad) de Chinchilla de Montearagón ha recuperado en 2021 los niveles de ocupación de antes de la pandemia.

Así lo aseguraba a La Tribuna de Albacete el coronel jefe del Cenad,  Pedro Latorre Vila. «Podemos decir que en 2021 el Cenad de Chinchilla ha recuperado el nivel de actividad de antes de la pandemia».

En concreto, durante el año pasado pasaron por las instalaciones 9.700 militares, frente a los 4.200 que visitaron el campo de maniobras durante 2020, lo que supone un aumento del 131%. En este sentido, hay que señalar que en 2019 llegaron al Cenad 11.100 efectivos, pero el coronel Latorre comentaba que ese año el número de visitantes fue mayor debido a la celebración del ejercicio Toro, el más importante que realiza anualmente el Ejército de Tierra en España.

Ejercicios. Si nos centramos en las maniobras que se han llevado a cabo en el Cenad durante el pasado año, hay que distinguir entre las realizadas para la preparación de misiones en el extranjero en zonas de operaciones y el resto.

En lo que se refiere a los ejercicios previos a misiones en el extranjero podemos destacar el realizado por la Brigada Paracaidista para prepararse para su despliegue en Irak. «La Bripac vino en tres o cuatro ocasiones, durante los primeros meses del año». 

También para preparar su despliegue en Irak se trasladó al Cenad el Mando de Operaciones Especiales (MOE) de Alicante, que estuvo en el mes de marzo y personal de la Armada, de la Fuerza de Guerra Naval, que visitaron el Cenad a finales de agosto. Por último, a finales de septiembre y principios de octubre, llegaron a Chinchilla los helicópteros Cougar de la Famet (Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra), también antes de partir de misión a Irak.

En cuanto al resto de ejercicios, si nos fijamos en los de mayor entidad, cabe destacar la visita de los casi 500 alumnos de la Academia de Infantería, en el mes de abril, con los sargentos de primero, segundo y tercer curso y los alféreces cadetes de quinto, que vinieron para realizar el ejercicio Hispania 21. 

En el mes de mayo vino el Tercio de la Legión de Melilla, para realizar su ejercicio Rusadir, en el que participaron unos 620 militares. En el mes de julio se realizó el ejercicio Desert Sniper, de tiradores especializados de diferentes países, que se celebra todos los años, aunque no se desarrolló completo, puesto que a los ocho o nueve días tuvieron que suspenderlo, por un brote de Covid.

La Brigada Paracaidista (Bripac) estuvo en mayo, para la realizar el ejercicio Lance Paraca, que también es anual. En esas mismas fechas también estuvo en el Cenad el Mando de Operaciones Especiales (MOE), que junto con la Bripac realizaron el ejercicio Martial Resolve. Una Bripac, que volvió a repetir en octubre, con el ejercicio Lis Paraca. 

También en octubre se llevó a cabo el ejercicio anual Humble Flare, que realizó personal del Cuartel de Artillería de Fuencarral (Madrid), concretamente el Regimiento de Artillería número 71, junto con personal de Famet, que trajeron varios helicópteros, entre los que podemos destacar un Chinook, un Cougar y dos NH90 salidos de Airbus Helicopters.

También en octubre, la Bripac regresó al Cenad para efectuar el ejercicio Light Gun Paraca, con su grupo de artillería, que como recordaba el coronel Latorre «fue algo novedoso, porque este grupo de artillería no suele venir al Cenad de Chinchilla». A finales de octubre se realizó el ejercicio Empecinado del MOE que también es anual. «La verdad es que el mes de octubre fue bastante complicado».

Por su parte, la Comandancia de Melilla vino en noviembre con los Regulares y con legionarios, que realizaron un ejercicio de grandes dimensiones, puesto que contó con alrededor de 800 efectivos. Ese mismo mes, en la segunda quincena vinieron los Regulares de Ceuta. 

Ya en diciembre hubo una nueva visita de la Bripac, que realizó el ejercicio más importante del año en el Cenad, denominado Active Lion, en el que participaron unos 1.200 paracaidistas. Dicho ejercicio les ha servido para acreditar a la Unidad, a su Agrupación Táctica, para la rotación de lo que se llama el Battle Group de la Unión Europea, que es una contribución que España suele hacer anualmente. Con esta certificación, que se les ha concedido hace unos pocos días esta agrupación española está a disposición para ser utilizada por la Unión Europea, en caso de necesidad. 

Además de estas Unidades, durante 2021 también han pasado por el Cenad la Escuela de Infantería de Marina de Cartagena; la Unidad Militar de Emergencias (UME), que realizó cortafuegos y quemas controladas; el Regimiento NBQ (Nuclear, Biológico y Químico), que no es un visitante habitual y el Mando de Ingenieros, que realizó obras en las instalaciones.

En cuanto a las maniobras de pequeña entidad visitó Chinchilla el escuadrón de Zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire de Murcia y personal artificiero de la Base Aérea, que realizó prácticas de manejo de explosivos. También, como todos los años, acudieron a las instalaciones personal de la Guardia Civil que realizó prácticas de tiro, sobre todo con el Cetme.

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete https://latribunadealbacete.promecal.es