scorecardresearch
Fernando Fuentes

Fernando Fuentes


Suena PP

21/06/2022

Suena PP, alto y fuerte. Lo acaecido en las urnas andaluzas salpicará inexorablemente al resto de la política nacional. A la hora de analizar cuáles han sido las razones por las que, en un feudo históricamente en manos de la izquierda, se ha producido un cambio de tendencia tan abrumador como contundente, no radica en cuestiones que deriven de la alta política. Ni siquiera obedecen a cuestiones macroeconómicas o al riesgo de la prima en erección. Los andaluces han buscado un cambio desde las telarañas de sus bolsillos, como es muy probable que lo haga el resto del país en los próximos comicios sea cual fuere su naturaleza. Hay una cosa ante la que cualquier Gobierno            -aunque sea el de Sánchez, capaz hasta de sobrevivir a los demoledores efectos de una pandemia- no puede, ni debe, superar jamás. Y es una inflación galopante y desbocada, como la que venimos sufriendo desde hace meses y hasta no se sabe cuándo. El votante es capaz de perdonar cualquier cosa menos que le roben, o al menos tenga la impresión de que eso le está pasando. Su generosa indulgencia se agota en ese preciso momento en el que, por la razón que sea, ve cómo su poder adquisitivo se reduce a diario; sufre viendo cómo con su nómina ya no llega ni a mitad de mes y, lo peor de todo, no hay nadie que le ofrezca una solución. Esto hace saltar por los aires las aspiraciones de seguir calentando sillón de cualquiera, como ha sucedido en el sur. Llegados a este punto vemos cómo gente de izquierdas, que jamás se imaginó votando al PP, lo ha hecho. Tanto como para facilitar que la forma de gobernar -centrada y moderada- de Moreno Bonilla siga cuatro años más, como para impedir la irrupción de Vox en un Gobierno democrático. Y es aquí donde los de Feijóo han encontrado su nicho y, también, su filón. Ya saben por dónde y que, quizá, así lo puedan conseguir solos. Ahora queda por ver cómo esta tendencia, que emerge con una fuerza, tan absoluta como sólida e inusitada, afectará a las elecciones municipales y autonómicas que celebraremos en Albacete y Castilla-La Mancha en menos de un año. Cuando la ola viene a esta velocidad y altura, lo mejor es ponerse a cubierto. Pues eso.