Piden un segundo orientador en centros de más de 700 alumnos

M.D.M.
-
Piden un segundo orientador en centros de más de 700 alumnos - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

Un informe advierte de que los profesionales atienden ahora cuatro veces más estudiantes de lo que recomienda la norma

Un informe internacional, realizado a través de encuestas a jóvenes y que recoge el testimonio de más de 2.500 estudiantes, también en esta comunidad autónoma, advertía estos días de la sobrecarga de trabajo que los orientadores profesionales tienen, en general, en todo el país.
Se indicaba que, en la actualidad y en contra de lo que pasa en otros países europeos, aquí los orientadores profesionales están atendiendo a un número de alumnos cuatro veces mayor que el que aconseja la normativa de calidad educativa.
El hecho del elevado número de alumnos que tienen que atender lo confirmaba también, a este diario, el presidente de la Asociación Profesional de Orientadores en Castilla-La Mancha (Apoclam), Sergio Carretero. Además, puso de relieve el «gran obstáculo» que la aplicación de la actual ley educativa, la Lomce, impuso a estos profesionales, al dejar sin horas lectivas -es decir, sin clases en las aulas- los horarios de los estudiantes sobre esta materia. Por ello, que ahora puedan organizar charlas colectivas para ayudar a los estudiantes depende de que profesores de otras materias «nos cedan alguna hora», pero reconoce Carretero que esto, y más a partir de los últimos cursos en los institutos, «es complicado, porque los profesores ya tienen ajustados los tiempos para impartir los amplios temarios».
Buscan fórmulas como pueden y dedican los recreos a atender a los alumnos que así lo requieren pero inciden en que «no es suficiente». Por eso, además de recuperar espacio lectivo para estos aspectos -que antes se podía hacer, por ejemplo, en la hora de tutoría- desde Apoclam tienen claro que una de sus principales reivindicaciones pasa «porque hay que bajar la ratio del número de alumnos por orientador». «Nosotros defendemos la ratio de un orientador por cada 250 alumnos y, como sabemos que esto es complicado, al menos que en los centros con más de 700 estudiantes se incluya la figura del segundo orientador».

(Más información en la edición impresa).