ARBA celebró su segunda Fiesta del Árbol con una repoblación

Ana Martínez
-

La Oficina de Turismo de Chinchilla colaboró con este acto simbólico en la Sierra Procomunal para reivindicar el respeto al medio ambiente y la conservación de este monte compartido por varias localidades

ARBA plantó, como acto simbólico, un quejío. - Foto: Rubén Serrallé

Lo celebran como acto simbólico, lúdico y de amor por la naturaleza. Su primera edición fue en 2019 y los buenos resultados, junto a una alta participación, les animaron a convocar la segunda. Aprovechando la jornada dominical, casi un centenar de personas participaron ayer en la segunda Fiesta del Árbol organizada por la Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), donde la repoblación de una zona de la Sierra Procomunal fue la razón principal de esta actividad, aunque alrededor de la misma giraron otras iniciativas vinculadas con la ecología, el medio ambiente y el respeto a la biodiversidad.
El aumento imparable de incendios y el deterioro progresivo del medio natural debido, entre otras causas, al cambio climático, motivó hace un año que ARBA Albacete decidiera ir repoblando la Sierra Procomunal de Chinchilla. La idea recibió el apoyo y la colaboración de la Oficina de Turismo de la localidad en la figura de su responsable Antonio García Martínez, técnico no solo preocupado por el estado de la naturaleza y el medio ambiente, sino convencido de la necesidad de desarrollar políticas que promuevan un turismo sostenible y respetuoso con el planeta.
En su afán por recuperar el bosque autóctono de la provincia de Albacete, ARBA y la Oficina de Turismo de Chinchilla decidieron organizar la Fiesta del Árbol y concebirla como «un día lúdico, representativo y simbólico», que aportara mayor valor a «nuestra maravillosa Sierra Procomunal, un espacio con mucha riqueza natural», decía ayer Antonio García en declaraciones a La Tribuna de Albacete.
A diferencia de la repoblación del pasado año, que tuvo lugar junto a  la zona de barbacoas, esta segunda Fiesta del Árbol se desarrolló en el refugio de la Rambla del Agua, hasta donde llegaron, realizando senderismo, un nutrido grupo de participantes convocados por la Oficina de Turismo de Chinchilla. 

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)