scorecardresearch

Más de la mitad de los españoles sufre sobrepeso

Agencias
-

Un 44 por ciento de los ciudadanos asegura que no dedica ni una hora a la semana a la actividad física

Los malos hábitos nutricionales y el estrés también influyen en el exceso de kilos.

La prevalencia del sobrepeso y la obesidad en España lleva siendo un motivo de preocupación desde hace años, pero la llegada de la pandemia, con el confinamiento y el teletrabajo, ha aumentado aún más este problema entre la población. 

Con motivo del Día Mundial contra la Obesidad, que se celebra mañana, la Sociedad Española de Obesidad (Seedo) reveló ayer que más de la mitad de los ciudadanos tiene exceso de peso y casi una quinta parte obesidad, una enfermedad crónica en la que intervienen múltiples factores, entre ellos, la falta de ejercicio: cuatro de cada 10 personas reconocen ser totalmente sedentarias.

En concreto, apunta que el 53,8 por ciento de los más de 1.000 encuestados padecen problemas de peso, de los que el 36,6 por ciento tiene sobrepeso y un 17,2 por ciento obesidad, unas «alarmantes» cifras agravadas por la pandemia.

Según los datos, esta situación es más frecuente en hombres y va incrementando a medida que aumenta la edad, llegando al 66 por ciento en los mayores 65 años.

Se trata además de una enfermedad crónica: seis de cada 10 llevan más de 25 años luchando contra ella, aunque solo la mitad ha recibido consejos para reducir su exceso de kilos. En total, el 80,6 por ciento de los españoles con sobrepeso y el 91,4 por ciento de los que tienen obesidad ha tratado de adelgazar alguna vez, especialmente por el estigma social: un 43,9 por ciento se ha sentido acomplejado.

Hace dos años, la Seedo elaboró una encuesta tras el confinamiento que puso de manifiesto que el 44 por ciento de los españoles engordó durante el encierro, en su mayoría entre uno y tres kilos. El cambio de rutinas, con una mayor ingesta de alcohol y picoteo, además de la falta de actividad, estaba detrás de esos datos.

Ahora, la implantación del teletrabajo, el pasar más horas sentados delante del ordenador, el estrés o las limitaciones para acudir a los centros deportivos han consolidado esa tendencia. De hecho, la mayor parte de los entrevistados atribuye a la falta de ejercicio sus problemas de peso (32 por ciento), seguido de los malos hábitos nutricionales (20 por ciento) y componentes relacionados con la gestión emocional (19 por ciento).

Asimismo, hasta un 42,6 por ciento declara ser totalmente sedentario o no dedicar al ejercicio físico (incluyendo andar a paso ligero, correr, trotar, montar en bicicleta, hacer gimnasia o cualquier otra actividad deportiva) ni una hora a la semana.

Por contra, un 44,8 por ciento practica algún deporte, sobre todo caminar y actividades de gimnasio, aunque solo un 22,7 por ciento realiza diariamente, por término medio, más de 7.000 pasos.