«Espero que entre 2021 y 2022 estén todos los académicos»

I. M.
-

«Estamos ante una institución relevante regional y como tal, debe tener un sitio que le acompañe en Albacete»

Imagen del presidente de la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha, Pedro Tárraga. - Foto: Rubén Serrallé

Este miércoles tendrá lugar en el salón de plenos de la Diputación  el acto por el que el presidente de la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha con sede en Albacete, Pedro Tárraga, actualmente médico de familia en el centro de salud número cinco de la capital y profesor en la Facultad de Medicina en varios cursos,  tome posesión como académico medalla número uno. Ante un aforo reducido, la presentación correrá a cargo del director general de Universidades de Castilla-La Mancha, Ricardo Cuevas, a continuación, Pedro  Tárraga pronunciará   un    discurso sobre la enfermedad crónica, el paciente y la cronicidad, y finalmente  José Antonio Rodríguez Montes, académico numerario de la Real Academia Nacional de Medicina de España, pronunciará el discurso de contestación.   Recientemente se daban a conocer los nombres de otros cuatro académicos electos más  pero todavía faltan por nombrar 30 hasta llegar a la totalidad de sus componentes, algo que el propio Tárraga, espera que sea una realidad entre el 2021 y el 2022.  

Usted está al frente de la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha, ¿pero que es una Academia de estas características? 
Una Academia de Medicina es como la concentración del conocimiento médico, científico de la región o de la nación en el caso de la de España, para posteriormente proceder a su difusión  por toda la autonomía, por todo el país e incluso a niveles internacionales. En el caso de nuestra academia serán los 35  médicos y los científicos más prestigiosos de la región manchega  los que van a tener el honor de cubrir las plazas de académico.  

No obstante, en el caso de Castilla-La Mancha, su origen fue  la  Sociedad de Medicina y Cirugía de Albacete. ¿Esto es lo habitual?
Sí. Estas academias han surgido de alguna asociación o sociedad prestigiosa de su comunidad autonómica. Por ejemplo, la última que se creó, la de Cantabria, ha nacido de una sociedad que se llamaba Academia de Medicina de Cantabria, fusionándose.  En Castilla-La Mancha, por su parte, lo único que teníamos era la   Sociedad de Medicina y Cirugía de Albacete con 52 años de historia, de prestigio, de experiencia en el mundo de la medicina.  
La academia depende del Instituto de España, de la Real Academia de Medicina de España  y del Gobierno de Castilla-La Mancha. Su creación fue  por Ley y publicada en el Diario Oficial  de Catilla-La Mancha y somos una institución, además de regional, pública y dependiente de la Consejería de Educación y Cultura, más específicamente, de la Dirección General de Universidades.

La sede será aquí. ¿Qué supone esto para la ciudad? ¿Ya se sabe dónde va a ir?
El que se haya quedado aquí es un hito, igual que cuando se creó la primera Facultad de Medicina de la UCLM.  Además, se  sabe que no va existir otra en la región. De  hecho el Gobierno regional ya la crea como la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha.  Sobre dónde va a ir, lo único que puedo decir es que en eso estamos, que estamos en contacto con el Ayuntamiento de la ciudad y con la Diputación Provincial dándole vueltas a fin de buscarle la mejor ubicación. 
 Estamos ante una institución relevante regional  y como tal, debe tener un sitio que le acompañe en Albacete. Este jueves, el vicealcalde me comentó  que hay varios sitios probables, pero nada seguro.  Y es que  con el tema del Covid, el tema ha estado un poco parado. 
La idea, no obstante, es que en un plazo no muy largo, podamos tener una sede definitiva que, al final, es de lo que se trata.

Este miércoles va a tomar posesión como académico número uno pero sólo usted, ¿a qué se debe esto, pues ya hay otros cuatro más electos?
El motivo es que estos actos de la academia son muy solemnes  y muy emotivos y habitualmente se hacen de uno en uno, pues supone un honor y un prestigio para la persona que va a tomar posesión. No procede compartirlo. Primero tomaré posesión  yo como académico número uno y luego irán tomando los otros académicos de número ya nombrados y cuyos nombres ya se ha publicado en el Boletín Oficial de la Castilla-La Mancha y que son  Julián Garde López-Brea que ostentará la medalla 32 en la sección de Ciencias Afines y José Manuel Juiz Gómez, medalla 27 en la sección de Ciencias Fundamentales, y los médicos de Albacete y Ciudad Real, Juan Solera Albero en Ciencias Médicas y Pedro Zorrilla Ribot en Ciencias Fundamentales, respectivamente.

Sin embargo, aún faltan  de nombrar otros 30 académicos hasta llegar a los 35 previstos ¿Cómo se designa a la persona y se elige? 
Según los Estatutos de las Academias, debe existir  uno por sección. Dado este paso la selección se irá haciendo por una propuesta de tres académicos, a partir de la presentación de un currículum sobre la persona que consideran que es la más idónea para ser académico de tal sitio o de otro. 
Primero se tendrá que publicar en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la vacante a cubrir y  luego vendrá la elección del más  adecuado para cubrir esa plaza,  hasta que fallece o renuncia a ella por una causa mayor.

¿Para cuándo estarán nombrados la totalidad? ¿Hay alguna previsión al respecto? 
Espero que entre el 2021 y el 2022 estén todos los  académicos de la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha, los 35. 

Hemos hablado de su  sede, de los  académicos y  de lo que es una Academia de Medicina, pero ¿cuál es su funcionamiento? 
Normalmente se hacen reuniones de los 35  y se van tratando temas actuales. Muchas veces su ponente es uno de la propia academia,  aunque también se puede traer a gente de fuera, y de hecho, también existen las plazas de académicos correspondientes que es entre prestigiosos científicos tanto nacionales como internacionales. 
Luego también están los académicos de honor y que, en el caso de nosotros, ya tenemos uno, tratándose del profesor Díaz-Rubio, el cual, como se publicó en su día, estuvo aquí en Albacete  en febrero y que causalmente meses después, en julio, salió elegido presidente de la Real Academia Nacional de Medicina. 
Normalmente,  o bien cada semana o bien cada 15 días, es cuando vienen a ser las reuniones entre los 35. En esas reuniones se procederá  a la elección del  tema de actualidad que vaya a ser objeto del debate y se verá  la conveniencia o no de que venga alguien de fuera  y en el supuesto que así sea es cuando se procederá a su invitación.  Invitar a la gente a venir es un prestigio.

Además de en Castilla-La Mancha, ¿en dónde más  hay Academias de Medicina? 
Las hay en toda España. Únicamente faltaban las Academias de Castilla-La Mancha y de Extremadura y desde el pasado año sólo falta la de Extremadura. Hay una en Valencia,  Murcia, Galicia,  Asturias, Cantabria,  País Vasco, Cataluña y dos en Castilla y León.

¿Mantienen algún tipo de relación con ellas y con la nacional ?
Sí, tenemos muy buena relación. Recuerdo que estuve en febrero presidiendo un acto en la Academia de Aragón, en Zaragoza, junto a su presidente,  y recuerdo que la ponencia de ese día corrió a cargo del profesor Julio Virseda, que se había jubilado y que este acto venía a ser como un homenaje precisamente por ello.  
Y lo mismo se puede aplicar con la nacional, no obstante, ahora con el tema de la pandemia las reuniones vienen a ser virtuales y vienen a ser casi todos los martes. 
Esta semana, en concreto, se hizo o desde la Academia Nacional la semana de  Ramón y Cajal y está siendo preciosa. Hubo una sesión este martes, otra el miércoles y por último, una el viernes y se ha contado con la participación tanto de gente nacional como extranjera.

Ha mencionado que en las reuniones se hablan de los temas más candentes, más actuales ¿Cuáles son esos, en opinión de Pedro Tárraga? 
Desde luego la pandemia ocupa mucho pero temas como el de la oncología, del que se habló en el acto de nuestra constitución, también es precioso. 
En concreto, el profesor Díaz- Rubio, que es catedrático de Oncología, hizo una disertación  muy buena sobre como está actualmente en España y en el mundo pero hay que recordar que la hizo en febrero porque a partir de marzo todo está siendo Covid, un virus que está siendo horrible y, además, ahora que parece que nos está dando un poco de tregua,  están aflorando más de otras enfermedades. 
Junto a ello, un tema que a mi apasiona y que es  precisamente con el que voy a disertar en mi entrada a la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha, es l  de los enfermos crónicos. Por un lado, afortunadamente, la esperanzada vida ha crecido y por otro, eso hace que la gente llegue a unas edades teniendo muchas enfermedades juntas. 
Raro es el paciente que no tiene diabetes, colesterol, artrosis bronquitis crónica  o hipertensión y todo al mismo tiempo y esto ahora mismo es lo que puede colapsar   un poco el sistema sanitario y esto igualmente hay que afrontarlo. 

¿Puede darnos alguna pincelada más  de por dónde va a ir su disertación de este miércoles de entrada a la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha? 
El gran reto de los sistemas sanitarios es afrontar la epidemia del siglo XXI y que es la cronicidad. 
Y aquí estamos hablado no de algo del futuro, estamos hablado de una realidad, de la llegada de la señora María, una señora diabética, hipertensa y con dolor de rodillas y con ansiedad. Una señora con enfermedades crónicas estables.
 De lo que se trata es de gestionar  pero igualmente de lo que se trata es de darles conocimientos para que ellos también aprendan  y durante tiempo a vivir con ello y de esta manera eviten las complicaciones, las descompensaciones, y el estar todo el día metido en un hospital.

Además, de su disertación, ¿cómo va a ser y dónde  va a ser  el acto de este día 21? 
Va a ser en el salón de actos de la Diputación Provincial y muy reducido con un aforo de entre 15 y 20 personas y se va a grabar para ponerlo en redes y pasarlo  a la Academia Nacional de Medicina y al resto de Academias, algo que, por otra parte, se hará a posteriori.  
Primero hablará el director general de Universidades  de Castilla-La Mancha, Ricardo Cuevas Campos, quien hará la presentación y mi nombramiento como académico número uno, luego habló yo sobre los crónicos y finalmente le tocará el turno al catedrático y académico numerario de la Real Academia Nacional de Medicina, José Antonio Rodríguez Montes, que será quien haga el discurso de contestación, además, de hablar de mi persona, de mi curriculum. 

Ya para terminar, ¿cómo acaba Tárraga primero en la Sociedad de Medicina y Cirugía, en su presidencia y ahora en la de  esta Academia? 
Yo era el tesorero de la junta directiva del profesor Carballo y fue al dimitir éste cuando me hice cargo de la Sociedad de Medicina y Cirugía. No obstante, yo tenía muy claro que debía renovarse o morir y dado que, Castilla-La Mancha era junto a Extremadura eran las únicas comunidades sin Academia, teníamos que, como había hecho Cantabria o Asturias, transformarnos. 
 Así empezó nuestro peregrinaje por la Real Academia Nacional de Medicina, por el Instituto de España, y por el Gobierno regional, en donde partíamos no de cero sino de menos 20 porque aquí no había ninguna Academia, no había legislación.
 Tuvimos varias reuniones siendo Barrera presidente, luego con María Dolores de Cospedal el proyecto se paró totalmente para retomar con Emiliano García-Page. En el 2018 se aprobaría con el apoyo de todos los diputados regionales  la Ley de Academias de Castilla-La Mancha que garantizaba la creación,  la permanencia de las creadas y el fomento de las actividades que realicen. 
Asimismo desde un primer momento hemos tenido muy buenas relaciones con el director general de Universidades y de hecho,  recuerdo que Pedro me llegó a decir que íbamos a ir despacio pero sin pausa a  por la Academia, y  prueba de ello es que  nosotros y la de gastronomía somos las dos únicas de la región. En febrero echó a andar  y  funcionamos de momento con una junta gestora formada por 16 miembros y  con presencia de todas las provincias y  lo mismo que  entre los académicos electos.