«Si las cosas las haces con verdad todo sale»

V.M.
-
'Lolita' Flores da vida a 'Fedra'. - Foto: Pentación Espectáculos

«'Fedra', pese a ser una tragedia de hace 2.500 años, es muy contemporánea»

La adaptación de la tragedia clásica de Eurípides Fedra, una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos, llega mañana al Teatro Circo de Albacete (21 horas). Lolita Flores, encabeza un reparto en el que está acompañada por Críspulo Cabezas, en el papel de Hipólito, Tina Sainz, como la nodriza Enone, Juan Fernández, que da vida al rey Teseo y Enelo Sagardoy, como Acamante). Su protagonista, que logró poner en pie al público el día de su estreno en Mérida, comenta la experiencia de recrear este mito clásico en su regreso a nuestra capital, que también visitó hace un par de años con una obra del comediógrafo clásico Aristófanes, La Asamblea de Mujeres.
¿Cómo afrontó el reto de estrenar una obra de este tipo en el Festival de Teatro Clásico de Mérida?
Nunca había hecho una tragedia y me apetecía mucho, porque me gustó mucho el texto de Paco Bezerra, además la dirección de Luis Luque ha sido estupenda y ahí estamos, llenando teatros, recibiendo el aplauso del público y obteniendo muchas satisfacciones.
La adaptación del texto a un lenguaje contemporáneo realizada por Paco Bezerra, ¿contribuye decisivamente al éxito de la adaptación?
Creo que todo el equipo hemos hecho un gran trabajo, hay un  buen texto, una buena luz, una gran escenografía y unos buenos actores, la gente sale muy contenta y eso es lo que yo valoro, no voy más allá.
Su sintonía con el resto del elenco, sobre todo con Críspulo Cabezas y Tina Sainz, ¿es determinante?
Yo me llevó y me entiendo muy bien con todos los actores del reparto, somos como una familia y, sobre todo, nos respetamos muchos encima del escenario, que es, sin lugar a dudas, lo principal.
El drama de Eurípides supone una convulsión constante para su protagonista, ¿es uno de los papeles más complicados que ha afrontado en su trayectoria?
Bien, lo complicado es hacer una tragedia clásica, algo que nunca había hecho. Hay que meterse la mano dentro, revolverse un poco y sacar todos esos sentimientos que tenemos los seres humanos. Debes dejarte llevar por lo que el director te dice, confiar y salir al escenario a darlo absolutamente todo y decirlo con la verdad, porque si no termina resultando raro; cuando las cosas las llevas a ti, aunque no hayas pasado por ese trance, y lo haces con verdad, todo sale.
La música y la escenografía,¿acentúan ese tono trágico?
Sí, todo contribuye a ello. La obra, pese a ser una tragedia de hace 2.500 años, es muy contemporánea y la gente e incluso los jóvenes pueden entenderla perfectamente, vibrar y emocionarse igual que los propios actores.
¿Cómo se dosifica una actriz para transmitir tal cúmulo de emociones y lograr ese clímax final?
Lo hago y ya está, no tengo un libro de instrucciones, me dejo llevar por lo que digo, nada más.
Además de esta gira,¿en qué otros proyectos trabaja actualmente?
Pues me voy en breve con mi hermana Rosario a cantar, haré una pequeña gira por Santo Domingo y Miami. Además, el día 11 de abril cantaré con Antonio Carmona en Madrid y el 19 de julio con Miguel Poveda, algo que me apetece muchísimo. Ya en junio empezaré los ensayos de una obra de teatro nueva, dirigida por Magüi Mira, donde haré un total cambio de registro.
¿Ha tenido que luchar con demasiados clichés por pertenecer a una saga artística tan popular?
Cuando eres hija de una grande, como es mi caso, a veces sí hay que luchar, aunque creo que he demostrado por activa y por pasiva que soy buena en lo que hago y el hecho de que me comparen con mi madre es algo que me llena de orgullo. Ella se fue con una espinita como actriz y desde que me dedico al teatro, La Plaza del Diamante, Ana en el Trópico, Don Juan Tenorio, Prefiero que seamos amigos o ahora Fedra, he pensado mucho en ella, porque hubiera sido una gran actriz de teatro, pero quizás no le dio tiempo
¿Qué sintió al recibir este año la  Medalla al  Mérito en las Bellas Artes?
Mucho orgullo, porque, tal y como dije en el pequeño discurso que di, es un reconocimiento que no sólo recibo yo, sino toda mi estirpe, ya que todos somos artistas. Realmente creo que es una distinción a una familia de artistas que se ha dejado la piel encima del escenario, ya sea cantando, interpretando o presentando en televisión y eso para mí es lo más importante.