Celebran el día del Domund con el lema 'Aquí estoy, envíame'

Delegación Misiones
-

La Diócesis de Albacete cuenta con casi medio centenar de misioneros repartidos por todo el mundo y por ello hace un llamamiento a la ciudadanía para que contribuya en su sostenimiento

Imagen de archivo del misionero albacetense Pedro Javier. - Foto: Delegación Misiones

«La vocación especial de los misioneros ad vitam conserva toda su validez: representa el paradigma del compromiso misionero de la Iglesia, que siempre necesita donaciones radicales y totales, impulsos nuevos y valientes».
Con estas palabras de San Juan Pablo II en la encíclica Redemptoris Missio (66), desde el equipo de la Delegación de Misiones de Albacete, queremos recordar a los miles de misioneros repartidos por todo el mundo, y especialmente, a los casi 50 misioneros de nuestra diócesis. Cada uno de ellos son un ejemplo, precisamente para nosotros, de compromiso y donación total. Han sido capaces de escuchar la llamada de Dios, y como María, responder «Aquí estoy».
Celebrando el Domund celebramos nuestro ser Iglesia, celebramos que somos llamados, que nuestra vocación como cristianos, sea la que sea, es una llamada a la radicalidad de vida, una llamada a ser valientes, una llamada a la alegría y a la ilusión por el Evangelio. Es un Domingo de especial alegría, a pesar del momento tan terrible que estamos pasando en nuestro mundo. Alegría porque podemos rezar los unos por los otros, porque podernos ayudarnos y animarnos. Son muy tristes las historias concretas que nos van llegando de nuestros misioneros y de sus comunidades: Venezuela, Ecuador, Burkina, Mozambique… son solo algunos de los países con presencia misionera, que no salen en ningún medio de comunicación y que sin embargo, más están sufriendo. 
«Aquí estoy, envíame, no me quiero volver a España. Aquí la gente está muriendo, y he de quedarme a su lado. Necesitan de nuestros medios y de nuestra esperanza, necesitan sentir muy cerca el amor de Dios».

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA